Y si no se pudiera fumar en El Retiro? ¿O en la Plaza Mayor de Salamanca? ¿Ni en las Lagunas de Ruidera? La Asociación Española contra el Cáncer (AECC) ha elegido 44 sitios emblemáticos para exigir un endurecimiento de la ley antitabaco que libere del humo a la población, sobre todo a los menores

La actividad deportiva favorece la prevención de la obesidad. Fotografía cedida por Nacho Bazarra

Con este fin, ya las puertas del Día Mundial Sin Tabaco, que se conmemora el 31 de mayo, la AECC comienza este jueves a recabar firmas en estos lugares.

Firmas que emplazarán después a los Ayuntamientos y que servirán además para emplazar al Gobierno a que acelere los plazos, de modo que la reforma de la normativa antitabaco que está preparando entre en el trámite parlamentario antes de que acabe 2022.

El Pariro de El Retiro en Madrid, la Plaza Mayor de Salamanca, los jardines de Viveros en Valencia, las Lagunas de Ruidera en Ciudad Real, la calle Larios en Málaga, la plaza de Santa María en Jaén, la muralla de Ávila, las playas de Gijón, el parque de la Ciutadella en Barcelona, ​​el Espolón de Logroño o los jardines del Alcázar en Segovia, entre otros lugares, “podrían verse libres de humo de tabaco con el apoyo social”, sostiene la asociación.

Porque, al contrario de lo que percibe la ciudadanía, “el humo no se esfuma al aire libre”, advierte la AECC.

Los datos

Según los datos que maneja, en el 95% de las terrazas hay sustancias nocivas del tabaco, lo mismo ocurre en el 46% de los accesos a los centros escolares o en el 43% de los parques infantiles.

Una colilla apagada continúa desprendiendo un 14% de nicotina durante al menos 24 horas.

En este contexto, más del 70% de los menores está al humo ambiental expuesto y, de ellos, un 43% lo está en espacios públicos, ya que 9 de cada 10 fumadores fuma delante de ellos.

Y eso tiene consecuencias, avisa la AECC, desde las más obvias, como que multiplican las posibilidades de que desarrollen un cáncer de pulmón en edad adulta, a otras más desconocidas, como que en el corto plazo tienen un 50% más de otitis, un Un 30% más que las infusiones respiratorias y un 20% más que las crisis asmáticas.

Ampliación de los espacios libres

Ampliar los espacios libres de humo, recuerda, es “proteger su derecho a no enfermar y desnormalizar el consumo de tabaco, la segunda sustancia tóxica más consumida entre los 14 y los 18 años”.

“Lo tenemos tan normalizado que incluso este producto cancerígeno es parte de la cesta de la compra del IPC. Modificar esta situación pasa, entre otras medidas, por ampliar los espacios libres de humo y que en terrazas, playas o piscinas nadie se vea obligado a respirar humo de tabaco”, ha concluido el presidente de la AECC, Ramón Reyes.

coronavirus estado de alarma
La Plaza Mayor de Salamanca durante el confinamiento por la covid / EFE

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.