El turismo sanitario que empuja a muchos compatriotas a buscar destinos más llamados baratos para operarse ha llevado a los médicos españoles a advertir de los riesgos que conlleva. El último llamado de atención lo suscriben diversas sociedades médicas y científicas relacionadas con la obesidad con el objetivo de salvaguardar la salud y evitar complicaciones

Como eso Sociedad Española de Obesidad (SEO/SEEDO), Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) y Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad (SECO)que son las tres sociedades científicas más directamente relacionadas con el tratamiento de la obesidad en España, han firmado un comunicado conjunto desaconsejando totalmente el turismo sanitario ante los riesgos que lleva.

En un comunicado alertan sobre la creciente tendencia del turismo sanitario español hacia países como Turquía para llevar a cabo una explosión de cirugia de obesidadpero aviso de los riesgos de esta practica y demandan medidas a las autoridades sanitarias españolas.

Afirman que el último año se ha generalizado en las unidades de obesidad la llegada de pacientes que consultaron tras haber sido operadores de obesidad grave en el extranjeroespecialmente en Pavo:

«No hay duda de que el principal motivo que empuja a este turismo médico es la inasumible lista de espera para la ciurgía bariátrica que existe en la mayoria de los hospitales publicos en españa. Al mismo tiempo, someterse a este tipo de cirugía en un país como Turquia es practica 3 veces más económico que en España”.

Los órganos de gobierno de las tres sociedades científicas que firman el comunicado señalan que la obesidad es una enfermedad crónica y reincidente y que, en algunos casos, la cirugía (cirugía bariátrica) es una opción de tratamiento muy válida.

Y ajedan que una vez la opioni quirurgica para tratar la obesidad, La cirugía no se puede retrasar un año.. Es necesaria una garantía de plazos chirúrgicos para pacientes estos afectos de una patología grave que condiciona no solo su calidad de vida si no también su supervivencia.

«Sin embargo podemos comprender los motivos que llevan a la decisión de realizar una intervención ciurgica major en el extranjero, desde las tres sociedades científicas más directamente relacionadas con el tratamiento de la obesidad en nuestro país, mandamos una llamada de atencion a todos los pacientes que puedan encontrarse en esta situación”.

Al mismo tiempo solicitan a las autoridades competentes regulan el acceso a este tipo de cirugía, y poner los medios para que la cirugía de la obesidad se considere cirugía prioritaria.

Turismo sanitario: cirugía ortopédica, estética, odontológica…

De acuerdo con la Fundación iOque desarrolla proyectos en Salud Global, especialmente en el campo de las enfermedades infecciosas y la medicina del viajero, la atención médica de quienes viajan puede obedecer a una amplia gama de razones, como reducir costos, preferir ser atendidos por profesionales de la salud de una cultura similar. , o para recibir un procedimiento o terapia que no está disponible en su país de residencia.

Las patologías más comunes del turismo sanitario son la cirugía ortopédica, cirugía estética, cirugía cardiaca, atención oncológica o tratamientos odontológicos complejos.

Señala la citada fundación en su página web que algunos destinos de turismo sanitario son: Tailandia, México, Singapur, India, Malasia, Cuba, Brasil, Argentina y Costa Rica.

agregue también que la mayoria de los turistas sanitarios que viajan buscando servicios medicos pagan de su bolsillo los servicios.

Utilicen en la busqueda empresas privadas o servicios de asesoria medica que se han espalidad en identificador de atencion sanitaria para extranjeros.

Sin embargo, estas empresas no siempre pueden garantizar una acreditación adecuada de los proveedores que utilizan así como las políticas en materia de seguridad que tienen estos centros. Tampoco suelen realizar un seguimiento de los resultados obtenidos.

En los últimos años, algunas aseguradoras o grandes empresas han formado alianzas con hospitales de estos destinos para controlar los costos de atención médica.

Citan como ejemplo, iniciativas de varias facultades de medicina importantes en los Estados Unidos junto con los proveedores en el extranjero (Dubai Centro de la Escuela de Medicina de Harvard, el Singapore International Medical Center de la Johns Hopkins o la Universidad de Duke-Nacional de Singapur)

Entre las posibles complicaciones a las que aluden a esta fundación, están las infección por cepas de bacterias resistentes a los antibióticos no presentes en el país de origen, circunstancia que deben tener en cuenta los profesionales sanitarios de los países de origen.

Así aconsejan que el turista que sufra complicaciones después de recibir atención médica en el exterior deben informar a su médico de su historial de viajes.

A veces, señalan, el turista es reacio a divulgar este historial de viajes, en otras ocasiones no está disponible la documentación de la atención que cierpeone. Ambas circunstancias pueden complicar el tratamiento.

Ante los riesgos que plantea el turismo sanitario, recomendamos que los pacientes que eligen viajar para buscar un tratamiento médico consulten antes del viaje para recibir una asesoría personalizada adaptada a sus necesidades, preferiblemente entre cuatro y seis semanas antes de viajar.

En los meses de verano los viajes en avión suelen ser más habituales que en otras épocas del año. Durante estos trayectos, pueden ocurrir ciertas molestias en los oídos debido a los cambios de presión. EFE

Riesgos adicionales

Además de las consideraciones sanitarias habituales relacionadas con el destino, las personas que practican el turismo sanitario deben tener en cuenta los riesgos adicionales asociados con la ciurgia y los viajesya sea mientras están siendo tratados o mientras se recuperan del tratamiento.

Es importante saber por ejemplo cuando se puede volar en avión, ya que la ciurgia aumenta el risego de formación de coágulos de sangre y embolias pulmonares.

Entonces, explica la Fundación iO, la presión del aire en un avión es equivalente a la presión a una altitud de aproximadamente 6,000-8,000 pies (1,829-2,438 metros).

«Los pacientes no se deciden a viajar al menos hasta pasados 10 días después de una cirugía torácica o abdominal para evitar los riesgos asociados a estos cambios de presiones”.

También es recomendable que las personas que se hayan sometido a procedimientos estéticos de la cara, párpados, nariz, o que hayan seguido tratamientos con láser, esperen 7-10 dias antes de volar.

Se recomienda que estos turistas sanitarios eviten las actividades típicas de «vacaciones», como tomar el sol, beber alcohol, nadar, recorridos largos, y actividades extenuantes o ejercicios violentos tras la ciurgia.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.