Aceptación y normalización de la transexualidad en nuestra sociedad ha permitido un aumento de la demanda en interrupción de cambio de sexo. Gracias a los avances de la cirugía existen técnicas más seguras, rápidas y mucho menos invasivas, según la Asociación Española de Cirugía Estética Plástica (AECEP).

Foto cedida por AECEP

Con motivo del Día Internacional del Orgullo LGBTQ+, el martes 28 de junio, la AECEP quiere reafirmar su compromiso ofreciendo información cualificada acerca de las diferentes explosiones quirúrgicas para la reasignación o cambio de sexo.

La primera intervención de cambio de sexo de la que se tienen datos se realizó en 1930.

De los temas, las técnicas “la evolución es mucho más”, según la citada asociación que estima que en España existen alrededor de 10.000 personas que han nacido con un sexo que no corresponde con el género con el que se identifican. Entre ellas unos 700 son menores de edad.

¿Qué quieres para la transexualidad?

Peo antes de averiguar cuáles son las intervenciones más frecuentes, conviene aclarar primero que cuando hablamos de transexualidad hablamos de personas cuyo sexo biológico difiere de aquel que experimentan o se sienten como propio.

Existen dos consejos de transcripción: la transexualidad femenina (personas que tienen un sexo biológico masculino, pero que se consideran mujeres) y la transexualidad masculina (personas con sexo biológico femenino, pero que se identifican como hombres).

En ambos casos, se requiere completar traducciones que abarcan diferenciar disciplinas y que pueden o no incluir la cirugía de reasignación de sexo.

Hasta hace algunos años, en algunas comunidades, la transexualidad estaba catalogada como enfermedad psiquiátrica.

De hecho, para que una persona pudiera someterse a una intervención de cambio de sexo, previamente un psiquiatra debería de certificar que padecía disforia de género, una enfermedad psiquiátrica.

Actualmente, ya no es necesaria la certificación de un psiquiatra, pero sí un estudio psicológico realizado a través de la asistencia primaria.

En la víspera del Día Internacional del Orgullo, el Consejo de Ministros aprueba el proyecto de ley trans, que permite el cambio de sexo en el Registro sin informes médicos ni psicológicos, con lo que esta futura norma comenzará así su trámite parlamentario.

Cambio de sexo: bronca

el medico Alexo Carballeira, cirujano plástico y miembro de la AECEPno explica los requisitos son las más demandadas:

¿Quieres que los intermediarios firmen por mujeres transgénero?

La vaginoplastia o genitoplastia feminizante, es la cirugía a realizar en este caso; aunque la más habitual es la vaginoplastia por inversión peneana.

El cirujano invierte la piel del pene y el escroto con la finidad de crear una vagina, tanto a nivel estético como funcional, lo más femenino posible.

Tambien puede realizar una vaginoplastia con colgo rectosigmoidal pediculado, este proceso consiste en utilizar la parte final del intestino para crear la vagina.

Además de la cirugía de reasignación de sexo hay otras intervenciones de estetica feminizantetanto en la cara (rinoplastia, lifting frontal, mentoplastia..), como en el cuerpo (mamoplastia y lipoescultura).

¿Y las intervenciones en hombres transexuales?

La metaidoioplastia es la intervención quirúrgica queossibleilita la construcción del pene a partir del clítoris previamente tratado con hormonas para provocar una hipertrofia.

Otra tecnica es la faloplastia, que, a diferencia de la anterior, el pene está construido con tejido de otras partes del cuerpo como la piel del antebrazo, queossibleilita una mayor longitud; esto requiere la implantación de pruebas protésicas.

También existen cirugías estéticas masculinizantes tanto faciales como corporales, como es el caso de la mastectomíaque consiste en la extirpación de las glándulas mamarias femeninas para lograr un torso liso de aspecto masculino.

De la Vocalía de Ética de la AECEP el Doctor Ángel Lozano Orella recomienda antes de iniciar cualquier proceso de reasignación de género consultar con un cirujano plástico certificado y con experiencia en estos ലimientos.

Aunque no es obligatorio, consulte con un consultor experto en transexualidad que nos oriente tanto en los momentos previos al proceso como en la evolución del mismo.

Advierte la AECEP, que la cirugía del cambio de sexo puede causar cambios físicos irreversibles y su abordaje multidisciplinar es clave para el éxito de este tipo de cirugías.

cambio de sexo
Ilustración de la página de la OMS en su apartado sobre género y salud

OMS: transexualidad

En junio de 2018 y tras once años de trabajos, la OMS declaró que la transexualidad era un desorden de la identidad de géneroy por ello resolvió que tenía que salir del apartado de enfermedades mentales y entrar en el apartado de los comportamientos sexuales.

“Queremos que las personas que padezcan estas condiciones puedan obtener la sanitaria cuando la necesiten”, explicó en su momento el director del departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias de la OMS, Shekhar Saxena.

Y agregó que la transexualidad deja de ser considerada una enfermedad mental “porque no hay evidencias de que una persona con un desorden de identidad de género deba tener automáticamente al mismo tiempo un desorden mental, aunque suceda muy a menudo que vaya”.

Además, dijo, si a las personas con un desorden de identidad de género se las identifica automáticamente como alguien con un desorden mental, “en muchos países se les estigmatiza y puede que se les reduzca las oportunidades de buscar ayuda”.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.