Una de cada cinco personas en España afirma haber tomado medidas anti el estres y la depresión durante el último año, una cifra similar a la media mundial, un 18%. La salud mental es la enfermedad que más preocupa a los españoles, por detrás del cáncer, y sube 16 puntos respecto al año 2021.

Son datos del Informe «Monitor de servicios de salud 2022» que ha realizado Ipsos, empresa de investigación de mercados y encuestas a nivel mundial, con motivo del Día Mundial de la Salud Mental que se conmemora este 10 de octubre y en el que tratan varios aspectos, uno de ellos la medicación.

Entre los problemas de salud mental de las sociedades desarrolladas destacan el estrés, la ansiedad y la depresión y para ellos la medicación es uno de los recursos habituales.

El 63% de las personas, a nivel global, afirma que se ha sentido estresada en el último año hasta tal punto de afectarle en cómo viven su día a día, un dato que baja hasta el 33% en el caso de España.

Además, 3 de cada 10 personas a nivel mundial asegurarán tener sentido deprimido y sin fuerzas en los últimos meses. En España, 1 de cada 5 personas dice haber sido así, la segunda más baja de Europa después de Holanda (16%).

Pero esto no quita para que en España 1 de cada 5 personas tomen medicación para estos problemas concretos de salud mental, en línea con las cifras de la mayoría de los países europeos.

Pensamientos suicidas y ayuda profesional

La cifra más alarmante a nivel global es que un cuarto de la población declara haber experimentado pensamientos suicidas o de autolesión.

En el caso de España es del 11%, de nuevo en la línea de la mayoría de países europeos, si bien es cierto que países como Portugal (4%), Rumanía (5%), Países Bajos (5%) presentan cifras inferiores.

Sin embargo, solo el 16% en el mundo busca ayuda profesional, porcentaje similar al de España, un 18%.

Hablar con familiares y amigos sobre las preocupaciones y problemas en torno a la salud mental parece ser la opción más elegida, tanto a nivel mundial (31% de los medios), como a nivel de España, donde casi 4 de cada 10 personas reconocen tener hablado con familiares y amigos sobre el tema en el último año, siendo el segundo país europeo que más lo hace, después de Suecia.

En términos sociodemográficos, las personas menores de 35 años, las mujeres, los no casados ​​y quienes tienen ingresos más bajos, son los que más dicen padecer enfermedades relacionadas con la salud mental.

Más atención a la salud física que a la mental

Aunque la preocupación por la salud mental ha ido en aumento los datos indican que la salud física está más presente en la vida de la gente.

A nivel global, de media, el 58% de la población afirma pensar a menudo en su salud mental, un porcentaje que sube hasta el 70% cuando se refiere a la salud física. Unos datos muy similares a los de España, 56% y 70% respectivamente.

La percepción de los ciudadanos españoles es que, en el ámbito hospitalario, la salud física (44%) es más importante que la salud mental (19%) y solo el 23% de la población considera que se trata con equidad.

El estudio, una encuesta a 23.507 adultos de 34 países, destaca que parece que a ojos de la gente ha mejorado en este sentido respecto al año anterior, con un aumento de 7 puntos en la percepción de que el sistema nacional de salud tiene ahora si es relevante para la salud mental.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *