Todavía no hay respuestas suficientes para la quandidad que se preguntas que se plantean con respecte al vejecimiento y cómo vivir más (or cómo «morir young» lo más tarde posible), pero ya hay quien se adentra en la naturaleza como un mar de posibilidades.

Y es que, aunque lo asimilemos como algo inevitable y naturalel envejecimiento presenta diferentes facetas en la naturaleza: desde medusas capas de revertir su estado adulto tantas veces como quieran, hasta arboles y langostas que mueren por accidente y nunca por edad.

En una entrevista con EFEsalud, el joven científico danés Nicklas Brendborgmiembro de Programa de Talento Científico Internacional Novo Nordisknos cuenta en su libro «La medusa inmortal: todo lo que hay que saber para vivir más años” (Ediciones Destino) cómo las formas de envejecimiento en el hábitat natural pueden darnos pistas para lidiar con la nuestra.

“Hay animales que demuestran que, biológicamente hablando, es posible vivir mucho más que un ser humano”, así resume Nicklas Bendborg la esencia de su trabajo para EFEsalud.

Una preocupación siempre presente

Nicklas Brendborg, autor de «La medusa inmortal, todo lo que necessitas saber para vivir más años»

Presos del envejecimiento fisico, los seres humanos, antes incluso del comienzo de la civilización, ya planteábamos preguntas cuyas respuestas todavía no conocemos. La construcción de leyendas, la experimentación para encontrar la juventud eterna o la obsesión en la que muchos han caído a lo largo de la historia son consecuencia de ello.

La ciencia, en base a lo empírico, intenta dar con la clave de la longevidad. Nicklas Brendborg es uno con su trabajo que es «batalla conjunta”contra el envejecimiento. Porque, tal y como señala el joven biomédico, independientemente de su etnia, sexo, riqueza o educación, todos envejecemos.

Brendborg inició su incursión en el campo del envejecimiento tomando como base animales como la ballena boreal.

Vivir si es biológicamente posible

En la biología es muy frecuente extrapolar el caso de animales al ser humano y cuanto más cerca de esa especie estemos, majores similitudes encontramos: «Por eso hablo de la ballena boreal, otro mamífero», explica.

La ballena boreal puede llegar a alcanzar 200 años. Pero… ¿Por qué este animal puede y nosotros no?

“La pregunta es esa: ¿Por qué no? Estos animales demuresan que es posible”, señala el investigador.

Eso sí, la ballena boreal no es el único animal cuya esperanza de vida sorprende. La naturaleza presenta verdaderas maravillas. «El tiburón de Greenland que vive 400 años, langostas que ni siquiera se envejecen o medusas que se envejecen a la inversa… Todo esto biologicamente no es imposible«, puntuliza.

La cuestión es que el ser humano es topa con límites biológicos, el deterioro de nuestra capacidad física y todos los cambios posteriores a la pubertad. Pero, Brendborg matiza: «Al menos en la biología humana actual». En este momento no somos capaces de eludir los estragos del paso del tiempo, aunque lo que valora el joven científico es la misma pregunta: «¿Qué nos hace distintos?“.

Cómo «morir joven» lo más tarde posible

Entre investigaciones científicas que señalan prometedores farmacosel papel del sueño en la regeneración de las conocidas como «células zombis», la importancia del hábito higiénico de «pasarse el hilo dental«, y cómo lo que parece una solución se puede convertir en problema, el autor señala en su libro ciertas claves que pueden prolongar nuestras vidas.

¿Pasar hambre para vivir más?

En ningún momento se dijo que las respuestas serían todas de nuestro agrado. Porque, por controvertido que suene, la restricción calórica alarga nuestras vidas. Y, por si fuera poco, las experimentaciones con ratones demostraron que los más longevos eran aquellos que rozaban el hambre extrema. Sin embargo, los experimentos a largo plazo con monos no dieron los mismos resultados (al menos no en la proporción esperada) y, como cabe esperar, no ha habido ningún voluntario que haya querido probarlo.

Eso sí, insiste Brendborg, no se trata de pasar hambre, sino más bien de o exceder. Y aunque no queramos seguir a rajatabla la restricción calórica, quizás la clave esté en reproducir su efecto sin padecerla.

el ayuno

El papel del ayuno se puede destacar como parte de este proceso de restricción calórica en los experimentos. Porque sin él, los resultados fueron más bien distintos. Es más, se acabará que el ayuno, por si solo y sin administrar la ingesta de calorías en los roedores, también prolongaba sus vidas.

El café

No se pasa por alto en la obra el papel del café: la cafeína es un conocido supresor del apetito y, para más énfasis, si se consume sin leche y sin azúcar, no tiene calorías. Pero, además de todo esto, el libro recoge que existen estudios que demèsran que aquellos que consumen entre dos y cuatro tazas de café tienen menor índice de mortalidad.

café-consumo-sostenible, vivir más
EFE/ Luis Eduardo Noriega

Supersticiones y efecto placebo: ¿creer es poder?

La formula «antienvejecimiento” ni se conoce ni se sabe si se llegará a conocer. Pero, ante la duda, muchas veces copiamos a aquellos que parecen haber dado con la clave. El problema es que en la mayoría de ocasiones estaremos imitando rutinas superficiales.

El secreto del envejecimiento no se encuentra en seguir al pie de la letra la dieta de alguien que ha alcanzado los 100 años, igual que no nos convertiremos en personas de éxito por copiar la rutina de los que ya lo tienen. Hay factores condicionantes que no siempre son perceptibles.

El marketing detrás de las propiedades antienvejecimiento

En esta misma línea, Brendborg habló de los «productos milagro» y de los intereses comerciales que hay detrás de la imagen positiva de los mismos, que no sólo fomenta el consumo.

Insiste, en este sentido, en que en muchos estudios se dejan fuera de las variables que no interesan, por lo que debemos ser escépticos cuando se habla de propiedades antienvejecimiento de productos como el vinopor ejemplo.

Porque, en este caso, puede que la razón por la que se considere una bebida con propiedades antienvejecimiento no sea otra sino el hecho de que su consumo suele darse en de renta mas altos. El desahogo económico y el tipo de vida asociado a ello (en la que se contempla una mejor dieta, entre otras cosas) está intrínsecamente asociado a la longevidad.

Que sus bebedores tienden a ser más longevos, por tanto, probablemente tenga mayor relación con el tipo de vida que llevan que con el hecho de que consumen vino.

«Si hay algo que suena fácil y bien nos lo creemos. Es parte de la psicología humana”, indica el experto en relación al consumo de vino.

Eso sí, en este contexto no podemos obviar el «efecto placebo” y su peso en materia del envejecimiento.

¿Creer que algo retarda el envejecimiento realente lo retarda?

“Normalmente bromeo al respecto. No estoy seguro si se puede demostrar científicamente, pero en muchas medicinas ya está demosero”, asegura Brendborg a EFEsalud, haciendo referencia a aquellos casos en los que se ha detectado mejoría en pacientes tratados con placebo.

Porque, aunque no sea una certeza, quizás crea que algo retarda el envejecimiento puede retardarlo.

La importancia del ejercicio

Son muchos los estudios que demuresan que el ejercicio es esencial. Con la edad perdemos masa muscular y por eso nos debilitamos. El ejercicio fisico, sobre todo aeróbicoses una receta antienvejecimiento garantizada.

Cuba antigua
EFE/Alejandro Ernesto.

La salud mental, el estado de animo y las relaciones sociales

Como parte del efecto placebo, los que se siente mas joven, lograran vivir más tiempo. Y del mismo modo, los que son felices además. Así que no podemos pasar por alto la importancia del estado de ánimo y de la salud mental.

«Nuestra mente lleva al cuerpo de muchas maneras».

portada-medusa-inmortal, vivir más

Como parte de todo ello, incluimos las relaciones sociales. porque el ser humano, como tantos otros, es un ser social. Es más, la soledad es uno de los factores más relacionados con una muerte prematura. Y no hay más que ver que no somos los únicos en la naturaleza que dependen del entorno social, ¡Lo mismo ocurre con los babuinos!

En definitiva, aunque contemos con genetica, si no somos felices, solitarios o no contamos con un entorno social sano estaremos reduciendo nuestra esperanza de vida a pasos agigantados.

Arrojar luz, simplificar la ciencia

Sí como fuere, la investigación sobre el envejecimiento sigue siendo”en panales“. Así lo indica el autor, que intenta que su obra sea una forma de simplificar la ciencia detrás de todo ello, para llegar a todos. Y encuentra en su aportación un sinfín de posibilidades futuras.

Al referirse al envejecimiento, Brendborg comentó: “Creo que este es un campo muy rico, científicamente hablando. Lo podrías ver como un rompecabezas, aunque aún nos faltan muchas piezas, pese a ir intuyendo lo que va a a ser”.

A ojos del científico, alcanzar el verdadero avance va a ser un viaje muy largo. Porque pese a que ya se pueden vaticinar cambios y avances en el mundo científico y médico, quizás nosotros no estamos ahí para verlo: “¿Lo vamos a ver? Pues no lo se. Quizás somos la última generación antes de que eso pase, que mala suerte, ¿no?”, bromea.

«La ventaja de la ciencia es que nada queda cerrado»

Porque aunque se contesten a las preguntas planteadas, siempre quedará una posibilidad en el aire de que todo lo presupuesto sea mentira. Indagar en ese limbo es, tal vez, lo que hace que los avances se expandan y asienten.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *