MYC es uno de los genes más codiciados en la investigación del cáncer porque participa en el progreso de muchos tumores comunes y ahora un fármaco ha demostrado, en la primera fase del ensayo clínico, ser efectivo para inhibir su acción y en algunos casos estabilizar la enfermedad de una forma segura.

La Dra. Elena Garralda, directora de la Unidad de Investigación de Terapia Molecular del Cáncer (UITM)-CaixaResearch del VHIO, presenta la investigación del fármaco contra el gen MYC presente en muchos tumores. EFE/Quique Garcia

El estudio sobre este fármaco dirigido contra el gen MYC está liderado por el Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO) y es uno de los trabajos presentados en un simposio internacional de ensayos clínicos celebrado en Barcelona.

Aunque la investigación ha completado con éxito solo la primera fase de ensayos clínicos en humanos (normalmente tres años antes de la aprobación y comercialización), los resultados son esperanzadores porque van en contra de un gen MYC que está muy presente en diferentes tipos de cáncer comunes.

«MYC es uno de los objetivos más buscados en el cáncer porque juega un papel clave en el manejo y mantenimiento de muchos cánceres humanos comunes, como el cáncer de mama, cáncer de próstata, cáncer de pulmón y cáncer de ovario, y hasta ahora, no se ha aprobado para ningún uso clínico pharmacó que lo inhiba”, explica la doctora Elena Garralda, directora de la Unidad de Investigación de Terapia Molecular del Cáncer (UITM)-CaixaResearch del VHIO.

Freno al crecimiento tumoral

Los científicos del VHIO desarrollaron una miniproteína llamada Omomyc (o OMO-103) que, en experimentos en laboratorio y en ratones, ya vieron que este fármaco era capaz de inhibir la acción del gen MYC para promover el crecimiento tumoral.

A partir de abril de 2021, los investigadores iniciarán un ensayo clínico en fase I en 22 pacientes para evaluar la seguridad de Omomyc y ver si había signos tempranos de control del cáncer.

Los pacientes presentaban una variedad de tumores sólidos, incluidos cáncer de páncreas, intestino y pulmón de células no pequeñas, y todos ellos habían recibido entre tres y trece tratamientos previos.

En 8 de 12 pacientes a los que se les realizó una tomografía computarizada (CT) después de 9 semanas de mostraronn que se había detenido el tratamiento del crecimiento del tumor y estaba estable.

De estos, dos tenían cáncer de páncreas, tres tenían cáncer de colon, uno tenía cáncer de pulmón de células pequeñas, uno tenía sarcoma y el último tenía un tumor de glándula salival.

«Todavía es muy pronto para evaluar la actividad del fármaco, pero estamos viendo la estabilización de la enfermedad en algunos pacientes», destaca el investigador, que ha remarcado que además los marcadores biológicos corroboran que están «apuntando a MYC con éxito».

Estos resultados preliminares se seguirán evaluando en la fase II del ensayo clínico, que el VHIO comenzará en los próximos meses.

El simposio, que reúne a 1.500 expertos internacionales en el Centro de Convenciones Internacional de Barcelona (CCIB), está organizado por las principales asociaciones de investigación oncológica de ambos lados del Atlántico: la Organización Europea para la Investigación y el Tratamiento del Cáncer (EORT, siglas en inglés), el Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos (NCI) y la Asociación Americana de Investigación del Cáncer (AACR).

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *