La obesidad funciona como un imán de múltiples enfermedades. Los estudios apuntan a que es un factor de riesgo para desarrollar hasta más de 200 dolencias, especialmente las relacionadas con el sistema cardiovascular, trastornos del aparato locomotor y algunos cánceres

Infografía facilitada por la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO-SEO)

Así lo explica a EFEsalud, Francisco José Esteban, profesor titular de Biología Celular de la Universidad de Jaén para quienes existen «pruebas irrefutables» de que la obesidad es un factor de riesgo para padecer, por ejemplo, hipertensión o dislipemia, que es la alteración de la cantidad de lípidos en la sangre, como el colesterol.

La obesidad también es factor de riesgo para enfermedades como la artrosis, las piedras en la vesícula, la apnea del sueño o el ovario poliquístico, por mencionar algunas otras.

De acuerdo con el especialista, en la biología celular, la bioquímica y la genetica podemos encontrar muchas de las respuestas al por qué la obesidad es un imán de tantas dolencias.

Para empezar, refiere Francisco José Esteban, hay que saber que en la obesidad existen varios procesos que pueden desencadenar muchas enfermedades, ya que la deposición anormal de la grasa puede alterar nuestra función metabólica, hormonal o inmune.

«Así por ejemplo el exceso de grasa en nuestro cuerpo provoca una aparición en nuestras vías metabólicas, vías que utiliza nuestro organismo para la síntesis, la degradación de las sustancias y nutrientes y la transformación para otras molécées queestlas nu este profesor.

Por ejemplo, el colesterol es muy importante para mantener la integridad del núcleo celíaco, pero es una gran manera de reducir el colesterol y la acupuntura y el ejercicio que pueden provocar arteriolesclerosis.

«También el exceso de grasa puede modificar los procesos de síntesis y degradación de insulina», añade.

Otra evolución que conduce a la enfermedad es la acumulación de la grasa donde no corresponde.

«La grasa se acumula por lo general en lo que se conoce como el tejido adiposo, y en este tejido hay unas células que se denominan adipocitos», explica.

Acupuntura anormal de gracia en este tejido adiposo altera la secreción de hormonas, como la leptina y toda una serie de proteínas proinflamatorias como las citoquinas, que frecuentemente hemos oído nombrar durante la pandemia de la Covid.

Obesidad, el imán de múltiples enfermedades

Pero volviendo a la leptina, Francisco José Esteban nos explica que se trata de una hormona que se produce por los sobredipocitos «y sirve para que el cerebro sepa que tenemos que dejar de comer porque ya hemos acumulado suficiente grasa».

Y si se acumula la grasa anormalmente, hay una alteración en la producción de la leptina «y el cerebro es incapaz de interpretar que dejemos de comer, aunque tengamos la reserva de suficiente grasa».

Hay otras células relacionadas con el sistema inmune que también se ven alteradas «y es por eso que la obesidad también está vinculada a las alteraciones del sistema inmune ya que afecta a la comunicación entre las células de este sistema».

La caída de esta comunicación, anota el especialista, provoca la disminución de la función inmune, y lleva una respuesta inflamatoria derivada de esta disminución inmune.

Una disminución que por cierto está relacionada con el aumento de las citadas citoquinas, y que al aumentar reduce la capacidad de responder a la infección respiratoria causa por el coronavirus de la COVID, pero es que además provocan que todo empeore.

«Por eso, con el coronavirus alrededor del 80% de las personas con alteraciones más graves eran personas obesas, debido a sus manifestaciones del sistema inmune».

Indica el profesor de biología celular de la Universidad de Jaén, que también puede llevar a cabo que las personas obesas reaccionen peor a los antivirales, oa que su cuerpo responda con menor eficacia a las vacunas.

Por otro lado, la obesidad está muy ligado a algunos tipos de cáncerporque cuando empiezan a desarrollarse necesitan del sistema inmune para evitar que el tumor crezca y se convierta en metástasis.

«Si el sistema inmune está alterado por la obesidad, entonces no detecta el desarrollo de algunos tumores en sus fases iniciales y por lo tanto no los combate».

En la obesidad influye mucho en un estilo de vida poco saludable, con mala alimentación y escaso ejercicio físico, pero también la genética pesa negativamente en determinadas personas.

obesidad enfermedades
Decálogo de gastronomía saludable de la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO-SEO)

Datos y cifras de la OMS

Desde 1975, la obesidad casi se ha triplicado y todo el mundo.

En 2016, más de 1.900 millones de adultos de 18 años o más tenían sobrepeso, de los cuales, más de 650 millones eran obesos.

En 2016, el 39% de las personas adultas de 18 años o más eran hermanos y el 13% eran obesos.

La mayoría de la población mundial vive en países donde el sobrepeso y la obesidad se cobran más vidas de personas que la insuficiencia ponderal (por debajo del peso saludable).

En 2016, 41 millones de hombres del Cinco hombres tienen diez sobrepes o eran obesos.

En 2016, más de 340 millones de niñas y adolescentes (de 5 a 19 años) con sobrepeso y obesidad.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.