Dificultades económicas, necesidad de asistencia, soledad, vulnerabilidad… El «Estudio del Impacto de la enfermedad crónica en las personas mayores» pone de manifiesto la necesidad de cambio y situatan a las mujeres mayores de 80 años como el colectivo más fraggil.

Un anciano descansa en un banco de la calle/EFE/ Eliseo Trigo

Las cifras sobre el efecto de la enfermedad crónica en mayores son clarificadoras: el 28 % de las personas que padecen una enfermedad crónica y superan los 65 años viven solas y hasta un 43 % de estos se sienten mal por ello.

La Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP)en colaboración con el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, ha presentado este estudio con la intención de identificar la situación de la atención sanitaria y social, así como el impacto emocional de la enfermedad crónica.

Hay mucho margen de mejora

El objetivo primigenio no es otro que proponente posibilidades de mejora.

Entonces, la presidenta del POP, Carina Escobarpone sobre la mesa la clave del asunto:

“Una atención más centrada en las personas, especialmente las más vulnerables, procesos asistenciales más proactivos, flexibles, que tenga en cuenta situaciones como la soledad, la edad avanzada o la situación socioeconómica”, consideró Carina Escobar.

Del estudio se extraen conclusiones en base a los siguientes aspectos:

Perfil más vulnerable

El perfil más vulnerable es el de mujeres mayores de 80 años:

  • Ingresos y nivel de estudios bajos.
  • pluripatología.
  • Estafa barreras de comunicacion con sus profesionales sanitarios que limitan su autocuidado.
  • Asistir a menos consultas médicas.
  • Los resultados son muy facil acceder a recursos sociales.
  • Recibir menos ayuda de su entorno familiar y profesional de la que necesitan.

Artículos de primera necesidad

Una de las ideas que más destacan del estudio es que el 30% de las personas mayores que necesitan ayuda no reciben ningún tipo de asistencia para sus cuidados. Los tres tipos de tareas que necesitan con mayor frecuencia son:

  • salir a la calle
  • Hacer la comidas
  • tareas del hogar como:
    • Limpieza
    • Ordenar
    • Lavar
    • Plan

Situación económica

Las dificultades económicas que atraviesan los mayores pasan desapercibidas. El 44 % de los encuestados declaran tener algún tipo de dificultad economica para llegar a fin de mes. Los gastos más difíciles de afrontar son:

  • Aquellos relacionados con las necesidades básicas cómo…
    • la vivienda
    • Suministros
    • compras de alimentacion
  • Costes derivados de la fisioterapia y rehabilitación

enfermedad cronica y malestar psicologico en los mayores

El malestar psicologico que produce en muchas ocasiones el padecer una enfermedad cronica afecta al 61% de las personas mayores encuestadas. Estos surgieron pensamientos y emociones negativas ocasionalmente deboto a su enfermedad. El 28%, por otra parte, afirma que los tiene con frecuencia.

Este es el lugar donde el 47% declara que está menos o mucho menos relacionado con su estado de salud, lo que refuerza este malestar: a menor frecuencia de interacciones sociales, mayor malestar psicologico y viceversa.

El perfil de los afectados

Las principales víctimas de esta situación son:

  • Alcaldes de 80 años.
  • Con estudios y de clase social baja.
  • Con más de una enfermedad crónica.

Tratamiento para la salud mental

Además, el acceso a tratamiento por parte de especialistas de la salud mental es escaso. Solo el 8% se trata actualmente, lejos del 32% de las personas que sienten malestar psicológico con frecuencia

Atención y asistencia

La atencion sanitaria ha empeorado a raiz de la pandemia: la valoración que recibe es de 6,65.

En lo referente a los recursos asistenciales, la falta de información es lo que más destaca. Las facilita con las que cuentan como:

  • teleasistencia
  • centro de dia
  • Ayudas domiciliarias
  • Tarjetas de parking para movilidad reducida
  • ayudas economicas

Llama la atencion el hecho de que los propios usuarios se informan de su existencia, evidenciando la falta de información en este sentido.

paciente-anciano-recomendacion
Una trabajadora ayuda a una anciana/EFE/David Fernández

¿Cómo podemos cambiarlo?

Partiendo de las conclusiones del estudio, la POP define nueve propuestas de mejora:

  1. atención centrada en el paciente. Implementar las reformas necesarias para garantizarlo es esencial, especialmente en las personas mayores, atendiendo su fragilidad y respetando su autonomía y dignidad.
  2. Atención bio-psicosocial. Realizar un tipo de atención adaptada a las necesidades de las personas mayores en situación de vulnerabilidad, determinadas por su estado clínico, su soledad, su edad o la disponibilidad de un cuidador o familiar.
  3. Atención presencial, telemática y domiciliaria. Flexibilizar la atención para que se contemple, acorde con las necesidades específicas de cada cual es de gran trascendencia
  4. Acceso a la información. Mejorar el acceso a la información por parte de los pacientes y sus cuidadores sobre los recursos sociales y sociosanitarios a los que pueden acceder.
  5. Integración e interoperabilidad. Avanzar en estos aspectos entre los sistemas sanitarios y sociales de forma que las personas mayores cuenten con una historia clínica integrada dotada de información sanitaria y social.
  6. Condiciones sociales básicas. Asegurar el derecho a unas condiciones básicas que surgen a la salud de las personas: vivienda, alimentación o la factura de la lúz, son también determinantes de la salud.
  7. Necessidades de atencion psicologicas. Dar respuesta a estas necesidades, mediar la universalización de la atención psicológica en el sistema público de salud y la incorporación de las necesidades particulares de las personas mayores y sus familiares.
  8. Formación de profesionales sanitarios y no sanitarios. Fomentar la formación en comunicación e información para mejorar la relación médico-paciente-cuidador.
  9. Equidad y acceso a los recursos sanitarios y sociales con perspectiva de género. Todo con tal de atender las necesidades urgentes de las mujeres especialmente las más vulnerables.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *