El BA.2 es una subvariante omnívora que presenta más de 40 mutaciones diferentes respecto al original. ¿Qué se sabe hasta el momento de esta nueva versión? ¿Es más transmisible? ¿Causa una covid más grave? Y las vacunas, ¿funcionan?

Subvariante BA.2 de omicron: algo más contagiosa pero no escapa a las vacunas

Viandantes con mascarilla reflejados en espejos en Tokio (Japón). EFE/EPA/FRANCK ROBICHON

Aunque en España hay pocos casos contabilizados, en países como Dinamarca o el Reino Unido la presencia de la subvariante BA.2 de ómicron ha aumentado mucho en los últimos días, pero aún es pronto para saber por qué. No obstante, se empiezan a conocer datos que apuntan a una mayor transmisibilidad.

El pasado 25 de enero la Organización Mundial de la Salud (OMS) tuvo que investigar la BA.2.

Iñaki Comas, Científico del Instituto de Biomedicina de Valencia (CSIC) y el que fuera director del consorcio SeqCovid-Spain, que secuenció miles de muestras de SARS-CoV-2, detalla a Efe sus características y asegura no compartir que se hable de silencioso o sigilosa: «es tan sigilosa como la delta o las demás variantes ».

¿La BA.2 es muy diferente a la ómicron original?

Son bastante diferentes, no son tan cercanas genéticamente: más o menos están igual de alejadas entre sí como lo estaba alfa de beta o delta. En BA.2 se han encontrado, en todo su genoma, 40 identificadores distintos con respecto al original, además de unas cuantas en la espícula, la proteína que el coronavirus usa para pararar en la célula humana.

No obstante, muchas de las variaciones en la espícula o proteína S «no sabemos lo que hacen», ni en esta subvariante ni en la primigenia, por lo que es difícil saber el significado de las diferencias.

¿Es la BA.2 más transmisible que la versión original?

En países que tienen buena vigilancia, como Dinamarca o el Reino Unido, BA.2 está creciendo su frecuencia, lo que indica que tiene cierta ventaja en la transmisibilidad. Según estudios preliminares realizados por las autoridades danesas, esto podría ser 1,5 veces más transmisible que la BA.1, aunque quedan aún muchas cosas por conocer.

Por ejemplo, faltan datos sobre si esa subvariante puede infectar a personas que se han contagiado previamente por el ómicron original; «Probablemente no durante un tiempo, pero aún no lo sabemos», dice Comas, quien señala que «la sensación es que esta subvariante no va a cambiar mucho el manejo de la actual ola de la pandemia».

¿Esta subvariante de ómicron causa covid más grave?

Los datos preliminares del Reino Unido y Dinamarca indican que no, que no hay diferencias en este sentido y, en todo caso, de haberlas, causaría más gravedad la original, pero es difícil establecerlo.

¿Es habitual que aparecían subvariantes?

El virus mutan siempre, dentro de su proceso biológico, y se replican. Aunque en ese sistema de copia hay mecanismos de corrección, estos a veces fallan provocando una acumulación de errores o resultantes que pueden desembocar en una nueva variante.

Muchas no son especialmente distintas. En dos años han aparecido cientos y solo unas pocas -alfa, beta, gamma, delta y ómicron- han sido calificadas como preocupantes por la Organización Mundial de la Salud, por ser más transmisibles, por su capacidad para saltarse la primera barrera de la respuesta inmune (los resultados neutralizantes) y, en el caso de la delta, también por ser más grave.

«La gran mayoría de las variantes y subvariantes han aparecido y desaparecido y estas últimas no han sido muy diferentes respecto a sus hermanas. Las autoridades ahora se han fijado en BA.2 porque parece tener una ventaja en la transmisibilidad, por eso está bajo investigación».

Comas recuerda que el origen de ómicron sigue siendo desconocido, aunque hay varias hipótesis; la que tiene más fuerza es que su evolución se produjo en una persona muy inmunodeprimida infectada de covid-19 durante un período prolongado de tiempo. Al no tener un sistema fuerte el virus pudo cronificarse y mutar de manera continuada.

«Esto nos lleva a una segunda lectura: la salud tiene que ser global o no es salud. Si hubiéramos ayudado, por ejemplo, a cronificar el VIH como se ha hecho en países desarrollados ahora tendríamos menos problemas para controlar la emergencia de las variantes del SARS-CoV-2».

subvariante ómicrón
Imagen del coronavirus SARS-COV-2. foto cedida

¿La eficacia de las vacunas es la misma?

Según un informe de las autoridades sanitarias británicas del 27 de enero y tras un análisis comparativo, la eficacia de las vacunas contra la enfermedad sintomática fue similar para las dos subvariantes.
El efecto aumentó en un 63 % para la versión original y en un 70 % para BA.2 en dos semestres de actualización de vacíos.

¿Necesitas detectores antigénicos y PCR BA.2?

Esta subvariante y todas las variantes se detectan con antigénico y PCR; es decir, se detecta el coronavirus pero «sin apellido». Para indagar en esto último hay que secuenciar la muestra del paciente.
Lo que ocurre es que existe un tipo específico de PCR con la que se puede sospechar si es BA.1 o no (lo mismo pasaba con alfa). Estas pruebas utilizan tres cepas para diagnosticar, por ejemplo. Precisamente la BA.1, por una de sus mutaciones, provoca esa de las pestañas postizas, pues se intuye que es esta variedad y no otra.

«No sé de dónde ha salido lo de silenciosa. BA.2 es tan sigilosa como delta u otras variantes», concluye.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.