¿Te desesperas con las rabietas de tus hijos pequeños? Dos expertos de «Salud y prevención», una pediatra y una psicóloga, te aportan recomendaciones para minimizar efectos de amplitud alborotos

Llegan los terribles dos años como los llaman y son muchos los padres que se desesperan e inquietan frente a los episodios de rabietas, por desgracia frecuentes, que sin avisar presentan a sus hijos, y que son difíciles de gestionar en muchas ocasiones. ¿Qué podemos hacer en estos casos? ¿Por qué se producen? ¿Cuáles son estos episodios normales?

El doctor Daniel Segura es pediatra del Hospital Quirónsalud Zaragoza y describe este tipo de episodios como en el momento en que hombres y mujeres se encuentran en una conducción descontrolada, donde lloran, gritan, patalean e incluso golpean lo que tiene a su alrededor oa sí mismos , y que ha sido desencadenado por un evento vivido como adverso.

“Son frecuentes en la infancia, especialmente entre los 2 y los 4 años, y corresponden a una manifestación del malestar y de la desilusión que siente el niño al no conseguir lo que desea. Suelen desaparecerá con el desarrollo, a medida que se va aprendiendo a canalizar la frustración de forma más adaptada”, asegura este experto.

Según señala, es en torno hacia los dos años cuando los menores son conscientes de su identidad y de su autonomía, y comienzan a su independencia.

“Pero a esa edad, su lenguaje verbal aún es insuficiente para expresar lo que siento al ser frustrados. Es en ese momento cuando una petición de los niños choca con los límites marcados por los adultos, cuando surge el conflicto y responde desde el lenguaje corporal con una rabieta”, aclara el pediatra.

La doctora y psicóloga en el Hospital Quirónsalud Zaragoza María del Castillo reconoce que este tipo de episodios son “frecuentes” y además “totalmente normales” en los niños pequeños: “Forman parte del proceso madurativo. Son la manera en la que, a veces, expresan su frustración, malestar o disconformidad. La causa en los pequeños tiene que ver con enfrentarse a un periodo donde confluye una mayor autonomía, más conciencia de sí mismos y de sus gustos, unas habilidades lingüísticas limitadas y una gestión emocional deficitaria, ya que hay áreas del cerebro que no han desarrollado” .

Concreta que la etapa dónde se dan más habitualmente es entre los 2 y los 4 años, pudiendo iniciarse desde los 12 o 18 meses.

“Conforme van creciendo van comprender más las cosas, tienen maneras alternativas de expresar su malestar y sus preferencias, y la noticia es que estas irán disminuyendo progresivamente”, remarca María del Castillo.

Es más, destaca que no solo es que las rabietas sean frecuentes y normales, sino que en general casi todos los niños las padecen, aunque precisa que no todos las tienen con la misma intensidad, duración o frecuencia: “Va a depender de su nivel de estrés, su estado de salud, su emocionalidad y de cómo manejen estas situaciones los padres”.

Consejos para manejar las rabietas

El Pediatra de Quirónsalud Zaragoza Daniel Segura reitera la idea de que es muy importante que los padres sepan que las rabietas forman parte del desarrollo normal del niño y como primer consejo menciona a la congruencia en la pareja, “también será parte fundamental a la hora de establecer unas pocas normas fáciles de comprender por el pequeño”, aparte de reforzar los buenos comportamientos, especialmente si en ocasiones controlar similares la frustración el pequeño

La psicóloga María del Castillo, por su lado, recomienda que cuando los niños están sintiendo emociones intensas es importante y necesario acompañarles y no alejarse o pasar de ellos.

“Pierden el control y para recuperarlo necesita el cariño, la comprensión y la guía de sus padres. Un tono calmado, palabras amables y un abrazo pueden devolverles la seguridad. Si la rabieta es muy intensa es importante evitar que se haga daño o que se lo haga a los demás. A veces le puede venir bien un espacio para llorar o gritar si así lo necesita”, añade.

A su vez, estos dos especialistas de Quirónsalud Zaragoza aportan los siguientes consejos para manejar estas situacionesa veces tan estresantes y desesperantes para los padres:

  • No te enfades, ni amenaces, ni grites. Hay que mostrar firmeza, serenidad, paciencia, empatía. En ese momento no sirve de nada razonar con él. Intente mantener la calma, siendo consciente de que la emoción es muy intensa en el pequeño y nos necesita para aprender a regularla. Si ves que estás muy activado, aléjate de la escena unos instantes para ayudarte a recuperar la serenidad.
  • Hace falta mucha paciencia, ganas, respeto y amor. El amor incondicional y desinteresado de unos padres por su hijo será posible reconducir esta fase de su desarrollo hacia su autonomía e independencia, sin ceder al chantaje, pero mostrando una gran empatía a la hora de encarar la situación.
  • También como adultos es importante saber gestionar nuestras propias emociones y saber darnos espacios de autocuidado que eviten estar demasiado estresados ​​o cansados. Nunca lo humilles, grites, chantajees, ni lo ignores. Mantén el respeto y el cariño en todo el proceso. Cuando pase la rabieta reflexionad juntos, sin juzgar, y ayúdale a entender lo que le ha pasado.
  • Entender y aceptar las rabietas de tu hijo como signos positivos y expresivos de una personalidad que se está desarrollando nos ayudará a no juzgar ya generar en ellos mayor confianza y seguridad.
  • Nombra, valida y acompaña lo que el niño está sintiendo. Intenta bajar a su altura para que te sientes cerca.
  • A veces es necesario primero asegurarnos de que no corre peligro.
  • No refuerces la conducta cediendo a sus peticiones. Explícale de manera sencilla, con pocas palabras adaptadas a su edad, lo que vais a hacer. Evita reprochar la conducta, ni argumentos demasiado largos.
  • En estas edades un recurso que puede funcionar muy bien es distraerles con otra cosa y cambiar el foco de su atención, después de haber atendido su emoción y haberla validado.
  • Conoces a tu hijo y sabes en qué situaciones se suele poner de peor humor. Intenta anticiparte y evitarlo. Tal vez cuando está cansado, tienen hambre, o está en ciertos lugares observa cuándo sucede y busca cómo prevenirlo.
  • La paciencia. Poco a poco irá aprendiendo una forma de expresión más adecuada. Mantén la atención para reforzar sus avances.
  • Cuando termine el episodio, hablar con él sin gritarle ni castigarle, enseñándole a encontrar formas más adecuadas de expresar su frustración la próxima vez. El ejemplo es que resulta la mejor forma de consenso. Los niños aprenden e imitan lo que viven.

En primera instancia, María del Castillo mantiene que, a veces, algún trastorno psicológico o causa médica puede contribuir a las rabietas.

“Si son muy intensas o frecuentes, o como padres considerando que no tienen capacidad para manejarlas convenientemente, lo recomendable es buscar ayuda especializada”, subraya.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.