“Mantener al bebé protegido frente a estímulos que le pueden causar estrés, molestias o dolor es y siempre debe ser la primera norma a cumplir en neonatología”, manifiesta en este videoblog el Dr. Manuel Sánchez Luna, neonatólogo jefe del Hospital General Universitario Gregorio Marañón

La prevencion del dolor en el bebe

“Y prevención se articula como la herramienta fundamental para lograr este objetivo”, subraya el también presidente de la Sociedad Española de Neonatología (seNeo).

“En este sentido, debemos procurar la lactancia natural y eficaz de la leche materna o donadafavoreciendo el contacto piel con piel madre-bebé o padre-bebé durante el mayor tiempo posible, evitar la luz intensa en su entorno, además de ruidos, frío o calor excesivos y cualquier tipo de manipulación corporal necesaria”, resume.

“También, facilitating succión no nutritiva -chupete-, la administración de sacarosa, bajo control médico, y diferentes técnicas de distracción, como la música, las caricias o los olores suaves y agradables”, añade.

Objetivo neonatológico: evitar el dolor agudo en el recién nacido

“Con los datos actuales sabemos con absoluta certeza que el bebé recién nacido es capaz de sentir y padecer dolor; incluso, los fetos intraútero a partir de la semana 20 ó 22 de gestación. Los desgarros esofágicos son causados ​​por marcadores fisiológicos, hormonales y metabólicos en el semen de 24”, destaca.

“Por tanto, el dolor es importante reconocerlo, medirlo y tratarlo, pero mucho más prevenirlo”, expone.

“Hace tan solo treinta años -recuerda- los recién nacidos pudieron ser sometidos a ddyweddings cirugías sin prácticamente analgesia o anestesia. Hoy en día, el tratamiento del dolor se considera paradigma de la buena práctica clínica”.

En el artículo titulado “Sedoanalgesia en las unidades neonatales”, publicado en “Anales de Pediatría” a finales de 2020, se asegura que “las exposiciones dolorosas repetidas a las que se someten muchos recién nacidos de manera rutinaria están presentes demostrad han cort the plazo largo ”.

“Más aún en los bebés prematuros; Packs alto riesgo y especialmente vulnerables, recalca el Dr. Sánchez Luna.

Además, “el dolor sigue siendo evaluado en muchas ocasiones de manera inconsistente, sin protocolización; siendo patente, entre las diferentes unidades de cuidados intensivos neonatales, una cantidad importante en cuanto a las pautas para el abordaje y tratamiento del mismo”, se afirma en el documento.

“En el entorno hospitalario habitual un recién nacido recibe algún tipo de estímulo doloroso desde los primeros momentos de vida, como la administración intramuscular de la vitamina K o la punción del talón para las pruebas de cribado endocrinometabólico”.

“Los neonatos que requieren cuidados intensivos pueden llegar a experimentar del orden de diez a quince ലimientos dolorosos al día”.

Suscríbete a Dra. manuel sánchez luna

De ahí que la neonatología de vanguardia dispone de herramientas para identificar el dolor, con escalas que no solo miden su intensidad, sino la respuesta a la analgesia o la anestesia.

Es relevante destacar que la escasa expbalión verbal de los bebés hace más obligatorio si cabe el desarrollo de ../srcimientos alternativos para el adecuado reconocimiento y evaluación del dolor.

“Debemos examinar de manera sistemática al recién nacido para buscar signos de dolor, las causas y su identificación, que es preciso contrastar en escalas predeterminadas”, apunta el Dr. Sánchez Luna.

Las escalas para la valoración del dolor en el recién nacido se basan en la observación y registro de las alteraciones fisiológicas y conductuales derivadas de su comportamiento. Este análisis exige un alto nivel de lo instruido y experimentado por parte de l@s especialistas.

“Una de las mayores limitaciones que tenemos en la especialidad neonatológica es el arsenal farmacológico, que escaso y que no está ampliamente estudiado en cuanto a efectividad y seguridad en nuestros pacientes”, explica el presidente de seNeo.

“Y muchas veces, estos tratamientos se derivan de otras edades posters; fármacos y dosificaciones no bien analizadas en los recién nacidos”, detalla.

La eficacia, seguridad y la dosificación de los fármacos disponibles para su uso en neonatos siempre está en constante evaluación. Se promueve, a la vez, un uso en combinación con las medidas no farmacológicas: el objetivo de emplear la dosis mínima y minimizar sus efectos secundarios.

En resumen, las medidas generales contra el dolor en el bebé recién nacido serían:

  • Limitar los estímulos dolorosos, momento de la presentación y collage de los padres.
  • Preparar el dolor y propagar y anticipar la analgesia del rostro, inculcar meditaciones en la farmacocinética y farmacocinética.
  • Los fármacos se administrarán de una manera escalonada, en función del grado de dolor.
  • Aplicar guías estandarizadas de abordaje y manejo del dolor.

“Con todo, es imprescindible centrar el manejo del dolor en la prevención, la anticipación, medir y conocer la respuesta a los tratamientos aplicados a los bebés recién nacidos. Todo por ellos y para ellos”, concluye el Dr. Manuel Sánchez Luna.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.