Los aguacates contienen fibra dietética, grasas saludables y otros componentes que se han asociado a una buena salud cardiovascular. Ahora, un equipo clínico ha constatado que comer dos o más porciones de esta fruta a la semana está relacionado con un menor riesgo de enfermedad cardiovascular

Es la principal conclusión de un estudio observacional publicado en el Journal of the American Heart Association, que señala que sustituir por aguacate ciertos alimentos que contienen grasa, como la mantequilla, el queso o las carnes procesadas, se vincula con un menor riesgo de eventos de recuperación cardiovascular.

Los autores creen que este es el primer trabajo prospectivo a gran escala -un seguimiento durante 30 años- que respalda la asociación positiva entre un mayor consumo de aguacate y una disminución de los eventos cardiovasculares, como la enfermedad coronaria y com ictus de la Asociación Estadounidense del Corazón.

«Nuestro estudio aporta más pruebas de que la ingesta de grasas insaturadas de origen vegetal puede mejorar la calidad de la dieta y es un componente importante en la prevención de las enfermedades cardiovasculares», resume Lorena S. Pacheco autora principal del estudio e investigadora e investigadora Escuela TH Chan de Salud Pública de Harvard, en Boston.

Durante 30 años, los investigadores siiguieron a 68.780 mujeres (de 30 a 55 años) ya unos 41.700 hombres (de 40 a 75 años). Todos estaban libres de cáncer, enfermedad coronaria e ictus al inicio del estudio y vivían en Estados Unidos.

Investigadores documentales 9.185 casos de cardiopatía coronaria y 5.290 implantes ductales cerebrovasculares de hace más de 30 años.

Evaluaron la dieta de los participantes mediante cuestionarios, al inicio del estudio y cada cuatro años. En estos se les preguntaba por la cantidad consumida de aguacate y la frecuencia de la ingesta: una ración equivalente a la mitad de un aguacate oa media taza de aguacate.

Según las observaciones, los participantes que comían al menos dos porciones de aguacate a la semana tenían un 16% menos de riesgo de enfermedad cardiovascular y un 21% menos de riesgo de enfermedad coronaria, en comparación con los que nunca o rara vez comían aguacates.

Según el modelo estadístico, la sustitución de media ración diaria de margarina, mantequilla, huevo, yogur, queso o carnes procesadas como el beicon por la misma cantidad de aguacate se asoció a un riesgo entre un 16% y un 22% menor de sufrir enfermedades cardiovasculares.

La sustitución de media ración diaria de aguacate por la cantidad equivalente de aceite de oliva, frutos secos y otros aceites vegetales no muestra ningún beneficio adicional.

No se observaron asociaciones significativas en relación con el riesgo de ictus y la cantidad de aguacate consumida.

«Sustituir ciertos alimentos para untar y que contienen grasas saturadas, como el queso y las carnes procesadas, por el aguacate es algo que los médicos y otros profesionales de la salud pueden hacer cuando se reúnen con los pacientes, especialmente porque un aguac bien aceptado» , apunta Pacheco.

El estudio es observacional, porque no permite tener una sola causa y un efecto directo.

No existen limitaciones, como las relacionadas con la recuperación de datos y la complicación del estudio del estudio: el análisis del estudio puede estar afectado por errores médicos, y que el suplemento dietético haya sido autodestruido.

Los participantes son en sumería enfermeras y profesionales sanitarios de raza blanca, por lo que estos resultados pueden no ser aplicables a otros grupos.

EFE/ Andy Lluvia

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.