Las altas temperaturas favorecen el desarrollo de microorganismos en los alimentos y complican su conservación. Conocer los principales síntomas de las intoxicaciones alimentarias en verano y las pautas para actuar ayuda a prevenir complicaciones.

Los expertos recomiendan no consumir alimentos crudos o escasamente cocinados, especialmente huevos. EFE/EPA/CRAIG LASSIG

El calor y las vacaciones son el caldo de cultivo perfecto para las intoxicaciones alimentarias en verano. Por ello, la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) advierte de los peligros que pueden provocar en el organismo.

la doctora Ana Isabel Sánchez Marcos, miembro del Área de Nutrición de la SEENdestaca como uno de los factores a tener en cuenta las condiciones en las que habitan estos microorganismos.

Estos seres vivos necesitan los alimentos y unas condiciones favorables como una temperatura adecuada y un entorno agresivo (condiciones de acidez, salinidad y humedad), así como disponibilidad de nutrientes para reproducirse.

“Con estas condiciones, si les concedemos el tiempo necesario, se reproducirán pudiendo alcanzar dosis infectivas y, además, aquellos que son toxigénicos producirán toxinas”, explica el experto.

Origen de las intoxicaciones alimentarias

La intoxicación alimentaria es una enfermedad producida por la ingestión de alimentos con presencia de gérmenes patógenos o toxinas, virus o parásitos.

Su origen puede estar en «la ingestión de bacterias o virus transportados en el alimento (infección), en toxinas producidas por las formadas previamente en el alimento (intoxicación), o en formas parasitarias en fases concretas de su ciclo evolutivo (infestación)». según el médico.

Algunos ejemplos de infecciones más comunes son la salmonelosis y la hepatitis A; de intoxicaciones por sus toxinas, el botulismo y la gastroenteritis; y por enterotoxina estafilococica y de parasitosis, la triquinelosis y la anisakiasis.

Síntomas principales

Síntomas de intoxicación alimentaria:

  • Náuseas
  • vómitos
  • Diarrea
  • Dolor
  • Calambres abdominales
  • Fiebre (ocasionalmente)

De acuerdo con él informe de la EFSA (“Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria”) de 2020las enfermedades más comunes transmitidas por alimentos son por campylobacter, salmonella, yersinia, la bacteria escherichia coli y listeria.

En este documento, se alerta también del riesgo de las enfermedades zoonóticas, ya que son una importante y generalizada para la salud pública mundial.

Según los ultimos datos, solo en la Unión Europea notifican cada año más de 350.000 casos de intoxicación, aunque se estima que esta cifra es mayor.

Pautas para eludir las intoxicaciones

Para evitar intoxicaciones alimentarias en verano, la especialista recuerda las «reglas de oro», según la Organización Mundial de la Salud (OMS)para una adecuada manipulación y conservación de los alimentos.

  • Consumir alimentos tratados higienicamente. Nunca se debe tomar leche cruda sin tratamiento térmico anterior.
  • Carnes, pescado y repostería siempre refrigerados o congelados. En establecimientos de restauración, se deben emplear ovoproductos en la elaboración de platos con huevo crudo que no alcancen los 75°C. Si se preparan en casa, hay que consumirlos inmediatamente y conservarlos en frío.
  • Cocinar correctamente productos de origen animal. Estos alimentos pueden estar contaminados por microorganismos. Además, se deben ingerir los alimentos poco tiempo después del cocinado.
  • Conservar correctamente los alimentos cocinados. Deben refrigerarse a 5°C o congelarse.
  • Calendario suficiente los alimentos cocinados.
  • Evitar el contacto entre alimentos crudos y cocinados. Los alimentos no cocinados pueden contaminarse en contacto con alimentos crudos.
  • Usa papel de cocina. La bayeta y el trapo de cocina pueden ser un vehiculo de contaminacion.
  • mantener uno buena higiene antes de manipular alimentos. Una limpieza adecuada mantendrá los alimentos fuera del alcance de roedores, insectos o animales.
  • solo utilizar agua potable.
  • Descartar ingerir alimentos perecederos expuestos a temperatura ambiente.
intoxicaciones alimentarias verano
Limpiar bien los alimentos de consumirlos es importante para prevenir intoxicaciones. EFE/PETER STEFEN

Acude al hospital ante señales de alarma

En la mayoría de los casos, la intoxicación alimentaria es leve y desaparece sin tratamiento, aunque algunas personas requieren hospitalización.

El endocrinólogo de la SEEN recomienda consultar al médico ante los siguientes síntomas de alarma:

  • vómitos
  • Incapacidad para tolerar líquidos.
  • Heces con sangre.
  • Diarrea durante tres días.
  • Dolor extremo o calambres abdominales intensos.
  • Fiebre (temperatura superior a 38 °C).
  • Síntomas de deshidratación. Sed excesivo, sequía de boca, poca candididad o ausencia de orina, debilidad grave, mareos o aturdimiento.

En caso de necesitar tratamiento domiciliario, la especialista argumenta que puede consistir en reemplazo de liquefidos perdidos o antibióticos en algunos casos.

Asimismo, advierte que no deben tomarse medicamentos antidiarreicos sin prescripción médica, ya que pueden agravar el cuadro.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.