Estas son algunas de las conclusiones del III Barómetro de Periodismo Sanitario de la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS) realizado en colaboración con él Monitor de Reputación Sanitaria (SRA).

Del citado barómetro también se desprende que los profesionales del sector no dudan de la importancia del periodismo sanitario, una necesidad que sigue vigente y que se ha potenciado en los últimos años a raíz de la pandemia de covid-19.

La prensa especializada, según las mismas fuentes, se considera un referente en rigor informativo durante la pandemia, con un 8,26 sobre 10, y en general las valoraciones van mejorando en todos los ámbitos.

Con este barómetro, ANIS pretende ofrecer una radiografía de la situación del periodismo sanitario en España y mostrar la evolución de la comunicación sanitaria desde la perspectiva de los profesionales.

En la edición de este año se ha contado con la opinión de 140 profesionales de la comunicación sanitaria, una muestra muy representativa del sector.

«Lo que se ha podido ver es que la pandemia ha potenciado la necesidad del periodismo sanitario y que, pese a todas las dificultades que pueda haber, estos profesionales desean seguir en sus puestos de trabajo. Estas son para mis dos de las principales conclusiones que se pueden extraer del barómetro de este 2022», ha explicado Graziella Almendralpresidente de AHORA.

Pero al mismo tiempo, los datos también muestran algunas de las principales dificultades a las que se han enfrentado, destacando sobre todo el aumento de la carga de trabajo, que no se ha visto recompensado del mismo modo que un crecimiento de la retribución salarial de estos profesionales.

A pesar de todo ello, ha aumentado el porcentaje de profesionales que seguirían en su puesto de trabajo actual, y que representan el 62,6 % de los enquestados.

También se ha podido ver que estos profesionales consideran que la especialización en comunicación sanitaria se ha visto potenciada en los últimos años por problemas de salud”, dijo por su parte José María San SegundoDirector de SRA (Monitor de Reputación Sanitaria).

Perfil del profesional del periodismo sanitario

El III Barómetro de Periodismo Sanitario también ha servido para establecer cuál es el perfil actual de los profesionales que se dedican a la comunicación sanitaria.

Se ha podido constatar que es una periodista madura, una figura que se ha estabilizado mucho, lo que el reto plantea de incorporar a las nuevas generaciones al sector.

También que la principal relación profesional es la de contrato indefinido, con un 60,7% de los encuestados, seguida a cierta distancia por los profesionales autónomos, que representan el 21,4%.

También se ha visto un incremento de los profesionales que se dedican un tiempo completo, pasando del 81,5% del 2021 al 85,6% actual.

Por lo que respeta a la retribution media, ha crecido liragente con respecto al pasado barómetro.

«Sin embargo, llama la atención que el 9.4% de estos profesionales percieba menos de 1.000€ al mes y que, a pesar del incremento en la retribution, siga existiendo la percepción generalizada de que la retribution que recibe no está acorde con la labor despênciada ”.

José María San Segundo

De esta forma, el perfil del profesional de la comunicación sanitaria se ha establecido en alguien con una media de 21,7 años dedicados al periodismo y una media de 15,5 años trabajando en contenidos sanitarios como ocupación principal, con contrato indefinido, que trabaja a tiempo completo y con una retribución neta media de 2.215 euros mensuales.

Las dos áreas principales donde desarrollan su profesión estos sanitarios periodistas son los gabinetes de prensa de instituciones o centros sanitarios públicos y medios de comunicación y agencias de prensa.

A pesar de todas las dificultades que se han recogido en el barómetro para ejercer la profesión, más de la mitad de muestra preferiría seguir en el posto de trabajo actual, una cifra que cregido con respecto al barómetro del año 2021.

FOTO EFE/Martín Alipaz

Impacto de la pandemia y valoración de la comunicación

Este III Barómetro de la Comunicación Sanitaria también ha servido para evaluar cómo ha sido el impacto de la pandemia en la comunicación sanitaria.

Una consecuencia positiva de ello ha sido que las encuestas consideran que ha servido para aumentar la vocación de los futuros informantes sanitarios, con un 79,3% de los sondeos a favor de esta afirmación.

Pero también un 57,1 % ha señalado que esta pandemia les ha afectado profesionalmente. Fundamentalmente por un incremento de trabajo sin mejora de la condición (hasta un 50,6% de los encuestados), seguido a bastante distancia por la pérdida del trabajo (15,7%) y la reducción de la retribución (14,6%).

En comprensión con la situación prepandemia, la autonomía y la consideración del criterio del profesional han mejorado.

Por el contrario, ha empeorado la retribución y la carga de trabajo. «Todo esto se traduce en unos profesionales más renoçãos pero con más trabajo y baja retribución», explica José María San Segundo.

La referencia en rigor informativo durante la pandemia también ha mejorado con el citado 8,26 sobre 10.

En cuanto a la valoración de la comunicación de institución y empresas, los hospitales y clínicas alcanzan las mejores valoraciones, tanto por su calidad de la información sanitaria como por la eficacia de los gabinetes de prensa, por la transparencia y por la disponibilidad para los medios.

Por el contrario, las consejerías de sanidad son las que obtienen, de media, las valoraciones más bajas.

Destaca, además, la baja valoración de las empresas farmacéuticas en transparencia.

“Sin embargo, en conjunto se puede apreciar que hay una mejora de todas las instituciones, entre las que destacan los hospitales y clínicas y las empresas farmacéuticas, como también el Ministerio de Sanidad”, ha referido José María San Segundo.

Periodismo sanitario: guía para emprender acciones

Los datos que roroja este III Barómetro de la Comunicación Sanitaria apuntan a la buena salud en general del sector, aunque hay aspectos que sin duda hay que tener en cuenta a la hora de emprender acciones que pueden servir para mejorar esta situación aunque se entienda desde ANÍS.

“El Barómetro es una herramienta que nos permite enfocar nuestras acciones como asociación hacia aquellas preguntas que más preocupación generan entre nuestros miembros.”, señala esta organización.

En esta edición, los resultados apuntan claramente a la necesidad de incrementar las actividades de formación y especialización, apoyar la mejora de las retribuciones salariales y buscar una mayor autonomía e independencia profesional para lograr la mejora en la profesión del periodismo de salud”, concluyó Graziella Almendral.

La Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS) fue creada en 1994 y cuenta con 700 asociados: periodistas especializados en salud de todo el país, representantes de todos los medios de comunicación existentes ‒prensa, radio, televisión e internet‒ y pertenecientes tanto a la prensa generalista y especializada como de difusión nacional y local.

También aglutina a los representantes de la comunicación de servicios y centros sanitarios, instituciones, entidades y empresas sanitarias, así como agencias de comunicación.

Además de periodistas y comunicadores, integran esta asociación numerosos profesionales de todos los sectores sanitarios, como médicos, enfermeros o farmacéuticos.

Sus principales objetivos son defender los derechos de sus asociados, fomentar la formación continua y velar por la ética profesional.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *