La covid hizo que el mundo se replanteara su forma de afrontar las crisis sanitarias, pero los cambios son demasiado lentos y se tardará años tanto en acabar con esta enfermedad como en estar preparado para futuras amenazas, advirtió a la OMS la última gran expertos independientes en respiro y pandemia.

Pasajeros con mascarillas en el aeropuerto de Semarang (Indonesia). EFE/EPA/ADI WEDA

El tercer informe del panel independiente de expertos creado con el beneplácito de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para analizar la gestión de la pandemia, es pesimista: estamos igual de expuestos que antes de 2020.

«Si una nueva amenaza sanitaria surgiera este año, el mundo dependería de las mismas herramientas que tenía a finales de 2019», dijo la ex primera ministra de Nueva Zelanda Helen Clark, que encabezó el panel independiente junto a la expresidentio Lib de la Paz Ellen Johnson Sirleaf.

Al ritmo actual, y con el desvío de la atención que han causado nuevos desafíos como la guerra en Ucrania o la espiral inflacionaria, «podría tardarse años en lograr un sistema internacional fiable que pueda identificar y contener con rapidema una na na puede aparecer en cualquier momento”, afirmaron.

Contagios y muertes mostraron la falta de progresos

Las cifras ilustran bien esta falta de avances: en el año transcurrido desde que el panel emitió sus primeras recomendaciones ha habido 352 millones de contagios de covid (el doble que los detectados antes de mayo de 2021) y 2,8 millones de muertes (casi el mismo número que había hasta entonces).

Una de las cuestiones en las que ha habido más parálisis es en la equidad de reparto de las vacunas: mientras que en los países de ingresos medios y altos el porcentaje de personas con al menos la primera pauta completa supera el 70%, en las naciones de bajos ingresos es de apenas el 12%.

«Año y medio después de lograr el asombroso descubrimiento de las vacunas contra la covid, 2.800 millones de personas en el planeta siguen esperando una primera dosis», alertó la experta del panel Joanne Liu, expresidenta de Médicos Sin Fronteras (MSF).

El nuevo informe advierte que muchos países no alcanzarán la meta fijada por la OMS de alcanzar un 70% de personas vacunadas en sus territorios a mediados de este año, entre ellos naciones latinoamericanas como México, Bolivia o Paraguay, todas grandes de África del este europeo o gigantes como India y EEUU.

expertos en OMS
Un paquete tendrá algún problema de detección de PCR en un centro de Castilla y Limón: EFE/Paco Santamaría

Longitud en las reformas de la OMS

El grupo de expertos, que tiene una aquiescencia única para apoyar el financiamiento de la OMS, garantiza su independencia y la capacidad de la fuerza dictatorial para prevenir efectos prevenibles, por lo que en esta nueva vía ya les son enviados los avances.

Por ejemplo, los miembros de la OMS han acordado aumentar recientemente hasta un 50% el porcentaje del presupuesto de la organización sufragado por los Estados, con el fin de hacerlo menos dependiente de donaciones y empresas, pero esta reforma se aplicará seoplica progresivate progresivate total haste 2030/31.

Del mismo modo, hay pasos hacia la creación de un tratado internacional de preparación ante pandemias o mecanismo equivalente, y para cambiar las regulaciones internacionales de salud con el fin de dar más autonomía a la OMS en caso de emergencia, pero no se espera que se apruebe todo ello antes de 2024, y pasará más tiempo hasta que entre en vigor.

Un fondo global de lucha

Los expertos también pueden proporcionar al director general de la OMS un solo período de un año (ahora puede llegar a diez), y que el destino parte ya entre 10.000 y 15.000 millones de dólares de programas preparatorios para pandemias.

Esas contribuciones, que deben repartirse de acuerdo con el poder económico de cada país, «no deben confundirse con la ayuda humanitaria, porque este fondo ha de ser para todos, no sólo para los países en desarrollo», afirmó el colombiano Mauricio Cárdenas, miembro del panel y exministro de varias carteras en su país.

Los expertos siguen reclamando que la Asamblea General de Naciones Unidas organice un encuentro de alto nivel “para establecer una agenda coherente hacia el fin de la covid y la gestión de futurasossibleles pandemias”, destinó hoy Helen Clark.

«La actual podría y debería ser la última pandemia con efectos tan devastadores, pero para ello se requiere prestarle mayor atención, incluso en un momento en el que el mundo lidia con tensiones geopolíticas, inflación y el impacto del cambio climático», concluye el in .

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *