El cansancio aparece como el síntoma persistente más común en las personas que han padecido covid, independientemente de la variante del coronavirus SARS-CoV-2 con la que haya resultado infectado: wuhan, alfa o delta.

Así se desprende de una investigación dirigida por la Universidad Rey Juan Carlos (URJC)con la participación de la Universidad Complutense (UCM)ambos en Madrid, en la que por primera vez los investigadores compararon los síntomas al inicio y seis meses después de tres grupos de pacientes infectados con las citadas variantes y que requirieron hospitalización.

Una de las conclusiones principales, publicada en la Revista Patógenoses que la fatiga es un síntoma persistente que afecta en proporción similar a los pacientes de covid independiente de la variante del virus.

«Al mantenerse constante a través de las variantes, puede ser uno de los crícios clínicos clave para la definición de esta enfermedad», según César Fernández de las Peñas, profesor del Departamento de Fisioterapia y Terapia Ocupacional de la URJC.

No obstante, y de acuerdo con Fernández de las Peñas, la gran cantidad de síntomas asociados al SARS-CoV-2 dificulta establecer un único criterio diagnóstico.

Según el estudio, los pacientes infectados con la variante de Wuhan, el primero, presentaba más síntomas medios en la fase aguda de la enfermedad que el resto de variantes.

Fiebre, disnea o dificultad para respirar y síntomas gastrointestinales fueron los más comunes, mientras que con la variante delta hubo más dolores de cabeza y anosmia. (perdida de olfato).

Además, y de acuerdo con el investigador, la presencia de anosmia en la variante delta determina que no se debe hablar de una gripalización en el SARSCoV-2:

«Estas diferencias se han ido observando en la clínica a lo largo de las diferentes olas, pero hemos sido los primeros en compararlos de forma sistemática» en un estudio científico.

La investigación contó con un seguirio telefonico seis meses después. Para llevar a cabo el estudio, los investigadores revisaron los datos de 200 pacientes durante su hospitalización.

A los 6 meses del cuadro agudo, se realizaron entrevistas telefónicas para conocer la situación y sintomatología de esas personas tras la hospitalización.

La fatiga tuvo una persistencia similar en los tres grupos de pacientes, aunque existieron múltiples síntomas con todas las variantes del virus.

Pero los infectados con la variante de Wuhan, tenían un mayor número de síntomas persistentes (3 frente a 2 del resto de variantes) y la disnea era la más frecuente.

Los pacientes con delta reportaron más alopecia.

«Parece que la incidencia de COVID persistente puede ser menor con el paso del tiempo y ante la presencia de nuevas variantes como el micrón, probablemente condicionado por la vacunación, pero sigue siendo un problema grave dada la gran cantidad de contagios que se producen», según Juan Torres Macho, investigador del Departamento de Medicina de la UCM y coautor del trabajo.

Además de la URJC y la UCM, en la investigación han participado el Hospital Clínico San Carlos, la Universitat de València, el Hospital Universitario Infanta Leonor-Virgen de la Torre y la Universidad de Aalborg (Dinamarca)

Fatiga, el síntoma persistente más común de la covid

Vídeo del Consejo General de Enfermería

Desde el inicio de la pandemia y hasta el 31 de julio de 2022 se han registrado en el mundo alrededor de 577,4 millones de casos de coronavirus (SARS-CoV-2)que se originó en la ciudad china de Wuhan en diciembre de 2019, desde donde se extendió a todo el mundo, con seis millones de muertos hasta la fecha.

Entre los síntomas más comunes de la afección posterior al COVID-19 se pueden mencionar:

  • Fatiga
  • Disnea (dificultad respiratoria)
  • Problemas de memoria, concentración o sueño
  • persistente
  • dolor torácico
  • dolores musculares
  • Pérdida del olfato o del gusto
  • depresión o ansiedad
  • Fiebre

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.