Saltar al contenido
Home » ¿El sobrepeso del bebé al nacer es un problema?

¿El sobrepeso del bebé al nacer es un problema?

¿El sobrepeso del bebé al nacer es un problema?

“Sin embargo, este percentil 90 no siempre es una señal clara de la salud del niño y, por lo tanto, una bendición para la familia. Tener sobrepeso en comparación con el promedio podría significar lo contrario», dijo el Dr. Manuel Sánchez Luna, jefe del Servicio de Neonatología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón.

El percentil es una representación gráfica de la curva de crecimiento del niño en función del peso, la altura y el sexo. Los percentiles se suelen ordenar en dos grupos, de 0 a 2 años y de 2 a 14 años.

La media se establece en el percentil 50, valor que a priori no indicaría un problema de salud concomitante por el peso del bebé.

En los percentiles 3, 10 y 25 hablamos de bajo peso al nacer por diversos motivos y en los percentiles 75, 90 y 97 estaría indicando un mayor peso al nacer en relación a la media; que es el percentil 3 exceso de delgadez y 97 el exceso de peso o macrosomía.

Cabe señalar que estos rangos de percentiles estandarizados son solo valores informativos para el especialista neonatal y pediátrico, ya que siempre deben estar vinculados a los factores genéticos del niño y otros hitos del desarrollo.

“Muchas madres dan a luz niños y niñas grandes, entre 4 y 4,5 kg, percentil 90, que no tienen problemas médicos relacionados con el peso. Aunque a veces pasa», expresa también la presidenta de la Sociedad Española de Neonatología (seNeo).

“En este sentido, sea cual sea el caso, siempre será muy conveniente para todos los profesionales que atienden a la mujer en la última etapa del embarazo conocer el percentil fetal antes del parto para evitar complicaciones, especialmente durante el proceso de extracción del niño. bebé», aconseja.

Aumenta el riesgo de cesárea y la posibilidad de desgarros vaginales; también, sangrado materno y complicaciones relacionadas con la cirugía y la anestesia.

Las causas más importantes de macrosomía incluyen la obesidad materna, el aumento excesivo de peso (diferencia en kilogramos entre el peso inicial y final de la madre durante el embarazo) y la diabetes materna mal controlada.

Sin embargo, hasta el 20% de los diabéticos bien controlados parecen ser fetos macrosómicos.

La mala nutrición materna da como resultado recién nacidos con bajo peso

“No estamos hablando de familias que han traído al mundo otros niños grandes, sino de recién nacidos cuyo peso es elevado por diversas patologías, principalmente por la insuficiente alimentación de las madres durante el embarazo: nos referimos en particular a la diabetes gestacional”, apunta. fuera dr. .Sánchez Luna.

el es diabetes gestacionalno presenta síntomas propios, el que se diagnostica por primera vez durante el embarazo (90% de los casos), aunque puede estar antes y puede permanecer después del parto (diabetes tipo 1 o 2 en el 10% de las demás embarazadas). )..

“La detección temprana de la diabetes gestacional es esencial, ya que el diagnóstico tardío conlleva riesgos innecesarios. El correcto control de esta diabetes, ya sea con dieta o con insulina, evitará daños en el feto”, afirma el neonatólogo principal de Gregorio Marañón.

En países como España, se recomienda el diagnóstico precoz de diabetes gestacional en mujeres asintomáticas entre la semana 24 y 28 de embarazo, con cribado previo (Test de Desde Sullyabhan) y luego con una prueba de curva de glucosa.

En gestantes de alto riesgo, ya sea por sobrepeso, obesidad, antecedentes familiares, antecedentes de glucosuria, intolerancia a los hidratos de carbono, etc., se establece un estudio en la primera visita obstétrica y otro entre las 32 y 35 semanas de gestación.

“Si no se controla estrictamente la diabetes de la madre, ya sea durante el embarazo o tipo 1 o 2, puede haber un exceso de aporte de glucosa al feto y, en consecuencia, una serie de complicaciones, como sobrepeso en el recién nacido”, señala. reitera. .

Un bebé con sobrepeso al nacer

Estos bebés con sobrepeso pueden sufrir de niveles bajos de azúcar en la sangre después del nacimiento.

“Esto se debe a que el bebé está expuesto a una alta concentración de glucosa y el nivel de insulina del recién nacido es alto. Debemos tomar medidas ante esta posible hipoglucemia posparto y evitar consecuencias a medio y largo plazo en su desarrollo”, subraya.

“Hay que vigilar los niveles de glucosa en el bebé desde que nace, administrar la dieta muy temprano y, en algunos casos, darle suplementos por vía oral, junto con la lactancia, como geles de glucosa”, explica.

“Igualmente, en los casos más resistentes al tratamiento, que son pocos, y cuando no hay otra opción, se administrará glucosa en forma de solución en vena”, explica.

Además, estos niños que tienen sobrepeso debido a un trastorno de la glucosa pueden tener algún otro problema médico grave.

“En cuanto al trastorno metabólico de la madre, puede estar involucrada una malformación congénita que afectaría el sistema digestivo (intestino), o corazón«, señala el jefe de la Nueva Era.

Además de los efectos sobre el recién nacido, existen riesgos de trauma obstétrico: por ejemplo, distocia de hombros y lesión del plexo braquial.

Un bebé con sobrepeso al nacer

Como norma general, por tanto, los sanitarios implicados deben controlar sistemáticamente estos embarazos de riesgo, con cautela hacia las futuras madres con antecedentes familiares o antecedentes de trastorno metabólico por sus niveles de glucosa.

Es vital que todas estas mujeres reciban un seguimiento intensivo desde el momento en que reportan que mentor pensar embarazada.

La vigilancia y atención de partería, la planificación del parto, programar exactamente en qué condiciones y dónde nacen estos niños y niñas, o la atención prenatal, perinatal y posnatal serán fundamentales para minimizar al máximo las complicaciones.

No sólo se evitarán las complicaciones de la madre y el niño durante el parto, sino que se reducirán considerablemente las complicaciones a medio y largo plazo en el niño que pueda tener trastornos metabólicos.

Finalmente, no necesariamente se presentan complicaciones cuando se tiene un peso al nacer alto, con percentil 90, siempre y cuando estos niños y niñas estén bien controlados desde el momento del embarazo.

el doctor. Manuel Sánchez Luna, jefe del Servicio de Neonatología del HGUGM y presidente de seNeo

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *