Puede que resulte paradójico, pero es lo que ocurre a menudo en los servicios sanitarios. Cuando se pide una resonancia magnética para ir sobre seguro, aumenta la incertidumbre, según ha anunciado Bjorn Hoffman, profesor del Departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología de Gjovik.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *