El circulo corporeo del sobrepeso y la obesidad

«En estas fechas, en las que todos y todas engordamos algun kilo, la clave no esta centrada en si la gente con sobrepeso y obesidad tiene esa acumulacion de simplemente porque le gusta comer y comer; no. «Es muy importante saber que unas personas engordan más que otras debido a su genetica», dice el Dr. Enrique de Madaria Pascual, gastroenterólogo del Hospital General Universitario ‘Doctor Balmis’ de Alicante.

Nuestro cuerpo regula la cantidad de grasa almacenada a través del control de sensaciones como el hambre o la saciedad, la sensación de placer al comer y la cantidad de energía que gastamos.

«Siempre pretendo alcanzar un equilibrio, es decir, una situación de grasa corporal, digamos ideal, para cada individuo, que no tiene por que coincidir con la percepción exterior de nuestra propia imagen», destaca el Dr. de Madaria, presidente, a su vez, de la Asociación Española de Gastroenterología.

El problema se focalização, especialmente, en algunas personas: «Ese equilibrio, esa candidez de grasa que forma parte de cada persona, puede conllevar sobrepeso u obesidad», exponen.

También, sin duda, influye el tipo de dieta que tomamos y la falta de ejercicio físico.

«La candidad de grasa que el cuerpo se considera normal, junto a los hábitos de vida insanos (dieta, bebida, alcohol, fumar, sedentarismo, etc.), pueden determinar un mayor sobrepeso u obesidad», underraya y pone un ejemplo:

“Imagina a dos personas que miden 170 cm; una tiene su equilibrio en 65 kg y otra en 100 kg. Cuando adelgacen, el cuerpo reacciará para volver a su situación de equilibrio habitual. Su cuerpo tenderá a estar en ese nivel de peso ideal“.

Los factores hereditarios que nos hacen aumentar de peso

Las céluas que alamancan la grasa corporal son los denominados adipocitos. Estas células acumulan grasa en su interior, energía, y conforman el tejido adiposo o graso. Los adipocitos blancos, muy presentes en los humanos adultos, contienen lipidos que practicamente ocupan todo el interior de la cella.

Conociendo esta función de los adipocitos, entre otras, se han estudiado, por ejemplo, los patrones de peso en gemelos genéticamente iguales.

«Los resultados de diferentes estudios indican que entre un 40 y un 75 % de la candidad de grasa acumulada se debe a la herencia genética. Este hecho se observa, incluso, si los gemelos son criados en diferentes hogares, es decir, con diferentes hábitos alimenticios», apunta el Dr. de Madaria.

Además, los niños adoptados por otras madres o padres no biológicos tienden a tener la candididad grasa de sus biológicos padres.

«De hecho, se han identificado, de momento, 500 factores hereditarios que influyen en nuestros depositos de grasa: modulan la respuesta de nuestro cuerpo cuando comemos demasiado o ante un ayuno prolongado; similar, frente al consumo de energía, la comida que preferimos, la sensación de hambre o de saciedad», relaciona.

Aún así, siendo los genes de suma importancia, ahora se registran y se tratan más casos de obesidad que antes, puesto que consumimos más alimentos con azúcares y se realiza, en general, menos ejercicio físico (trabajos de oficina estáticos, pantallas multiuso, dispositivos electronica aplicada a las comunicaciones interpersonales, mas transportes motorizados -bicicletas y patinetes-).

«Y cuanto más joven eres al exponerte a estos factores ambientales (infancia y adolescencia), más probados de sufrir obesidad; probablemente se originó al cambiar la candididad de grasa que nuestro cuerpo juzga como adecuada”, observa el gastroenterólogo.

Sobrepeso y obesidad: entrevista médico y periodista.

¿Qué genes favorecen el almacenamiento de grasa corporal?

La obesidad más común está respaldada por muchos genes diferentes, pero hay dos grandes grupos de genes implicados de manera directa.

«Los genes que regulan que tengamos un mayor o menor peso, muy relacionados con los circuitos que organizan el equilibrio de energía a nivel cerebral; y los genes que estructuran la distribución de la grasa en el cuerpo, más relacionados con la función de las células grasa o adipocitos”, explicó.

Un ejemplo sería el gen FTO, del que existen mutaciones.

«Las variantes de este gen predisponen a que haya un mayor uso de las reservas de grasa, que los adipocitos quemen más energía; por el contrario, algunas de estas mutaciones favorecen el aramento de dicha grasa, un argumento genético para que el individuo aumente de peso”, indica.

Tanto es así que una sola mutación en una gen se asociación a la obesidad en determinadas enfermedades raras.

«Un ejemplo es el síndrome de Prader-Willi. La falta de un gen produce una serie de manifestaciones clínicas entre las que destaca padecer un apetito muy intenso que hace que estas personas, ya desde su infancia, coman de forma compulsiva y engorden sistemáticamente”, refiere el especialista en patologías del páncreas.

Doctor, ¿Cómo evita nuestro organismo sumar y sumar kilos?

Para el ser humano con sobrepeso u obesidad es muy dificil perder kilos y estabilizar mas delgado.

Con una dieta adecuada y algunos cambios en el estilo de vida se perderá peso durante seis o nueve meses; luego se mantendrá esa pérdida de peso a lo largo de otro periodo temporal para volver a ganar peso a contiguando.

El cuerpo reacciona alterando el equilibrio entre consumo y gasto: aumenta la necesidad de consumo, incrementando la sensación del apetito, y diminuje el gasto de energía bajando la velocidad de nuestro metabolismo, consumiendo menos.

Muchas de esas respuestas del cuerpo están determinadas genéticamente. Las estructuras del cerebro, por tanto, integran mensajes hormonales que llegan desde los adipocitos, el aparato digestivo, los órganos endocrinos y el hígado.

El cerebro lo integra todo junto a las respuestas del comportamiento como el placer, el autocontrol y la impulsividad.

El cerebro no solo produce la sensacion de ambre y de saciedad, sino que determina cuanto se consume de la energia guardada.

Enrique de Madaria Pascual, gastroenterólogo

sobrepeso y obesidad: hormonas

¿Y qué papel juegan nuestras hormonas en el sobrepeso y la obesidad?

Primero destacamos la leptinaque es una hormona muy interesante, vinculada con la reacción del cuerpo frente a la pérdida de peso.

La leptina, que siempre informa al cerebro, se produce por los adipocitos, de forma que cuanta más grasa corporal tengamos, más leptina habrá en sangre.

«Si perdemos grasa y baja la leptina, a partir de un determinado umbral el cuerpo interpreta que se está perdiendo demasiado peso y reacciona augamento nuestra sensación de ambre, por lo que diminuesi nuestro metabolismo para gastar menos energía y se tiende a recuperar el peso perdido» , señaló.

«La leptina incrementa la sensación de ambre si su nivel es bajo, con el fin de conseguir que comamos más y bajemos el gasto energérico y no sigamos perdiendo peso», amplia.

Por lo tanto, la clave de esta hormona se sitúa en dificatar la pérdida de peso y favorecer el volver a engordar.

«El nivel de reducción de peso al que se dispara esta respuesta, al bajar la leptina, parece que es muy importante para determinar el peso que tenderá a registrar cada persona lo largo de su vida», completa.

«El cerebro reacciona a la bajada de leptina a diferentes umbrales, de forma que para unas personas determina que pesen más y para otras menos», agregó.

Otra hormona implicada es la grelina, producido por el estómago y el duodeno. Al contrario que la leptina, estimula el apetito cuando está alta en sangre.

«Se eleva cuando pensamos en comer y disminue al comer, al llenarse de comida el estámoga. Aumenta cuando hacemos dieta o ejercicio y perdemos peso, siendo otro mecanismo que nos dificulta mantener el peso perdido”, manifiesta.

En cualquier caso, los cambios en la energía diaria que gastamos son fundamentales en la reacción del cuerpo a la pérdida de peso.

Al adelgazar diminuje el gasto diario de energía hasta un 30%, y esta minoración metabólica se mantiene a largo plazo mientras sigamos delgados.

¿Estamos condenados a engordar y solo nos cabe pasar hambre para estar delgados?

«Todos y tenemos un nivel de depósitos de grasa que nuestro cuerpo considera normales (ideales), y con frecuencia esta característica determinará sobrepeso y obesidad, llegado el caso», refuerza el Dr. Enrique de Madaria.

Este proceso hace muy difícil, por tanto, perder peso, «pero es sano hacerlo» -insiste-. Acercarnos a nuestro peso estructural (ideal) siempre tierra una recompensa de beneficios para nuestra salud.

«Es primordial que conozcamos este funcionamiento organógico, puesto que perder peso de forma sostenida no es simplemente una pregunta de voluntad.» Nuestro cuerpo luchará con todo su poder para recuperar el peso perdido y en la mayor parte de los casos esto ocurrirá sin que podamos hacer nada práctico a medio y largo plazo”, especifica.

¿Y qué enfermedades están relacionadas con el sobrepeso y la obesidad?

La obesidad se asocia a diabetes, hipertensión, hipercolesterolemia, enfermedades del corazón, apnea del sueño, incontinencia, depresión, entre otras patologías, y menor calidad de vida general.

El sobrepeso sin enfermedades cardiovasculares ni diabetes se trata con dieta y ejercicio, cambiando hábitos a largo plazo y, sobre todo, buscando no engordar más.

«En el caso de sobrepeso u obesidad asociados a enfermedades, si no bastan las medidas anteriores reseñadas, estará indicado adder medicamentos que ayudarán a perder peso. El objetivo es reducir al menos un 5% el peso corporal”, aconsejó.

Si esta estrategia también falla, y el caso de obesidad es relevante, se valorará la ciurgía bariátrica.

«Conforma una serie de tecniques cirúgaria que ayudan a perder peso diminuendo el volumen del estómago o modificando la anatomía del intestino y de las secreciones biliopancreáticas para que el paciente absorba menos nutrientes y se perdan con las heces», clara.

“La cirugía bariátrica es el método más efectivo, con diferencia, para perder peso; pero también es el más agresivo y puede asociarse a complicaciones», aconsejó el Dr. Enrique de Madaria.

Sobrepeso y obesidad: Doctor Enrique de MadariaRecomendacion para las comilonas de navidad

«Navidad solo hay una y creo que debome aprovechar las fiestas señaladas para disfrutar de las deliciosas comidas y bebidas. Eso sí, el resto de días no festivos tendremos que demostrar moderación para guardar el equilibrio necesario. un medicamento essencial en cualquier amíveto de la Medicina”.

«Todas y todos nos merecemos disfrutar de la Navidad con nuestros familiares y amig@s, más aún después de la pandemia de la covid que nos amenaza desde finales de 2019… y enero de 2023 a practicar ejercicio físico diario adaptado a cada edad » .

Dr. Enrique de Madaria Pascual, médico humanista

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *