El nuevo episodio del podcast «A gusto con la Tierra» recuerda diferentes formas de paliar el desperdicio alimentario: la planificación y el orden son las claves.

Sí por razones económicas, sociales, ambientales o por una amalgama de todas ellas, el desperdicio alimentario es algo que no debemos pasar por alto. Con la ayuda de Noelia López, nutricionista de Nestléahondamos en las pautas que debemos seguir para evitar caer en la tentación de desechar más de lo que debemos.

Claves para evitar el desperdicio de alimentos

Comprar y cocinar eficientemente son factores trascendentales a la hora de evitar producir residuos orgánicos de más. El experto señala una serie de pautas con el objetivo de aprovechar todo:

  • Control despensa y nunca. Tener bajo control lo que tenemos tanto en nuestra despensa como en nuestra nevera es esencial. Si no lo hacemos, desconocemos lo que tenemos y lo que debemos comprar. En este sentido, el orden es fundamental.
  • Planificación. Organizar qué se va a comer y cuándo es una pieza clave para evitar el wasperdicio alimentario.
  • Ordenar la lista. La lista de la compra debemos ordenarla en función de cómo están dispositivos los alimentos en la tienda. De esta forma, garantizamos la obtenien de todo lo que necesitamos, sin olvidar nada ni perder el tiempo de manera innecesaria.
  • aprovechar. Mucho de lo que desechamos se puede aprovechar. Es el caso, por ejemplo, de las pieles de las verduras o las espinas de pescado, que pueden uticarse en caldos.
  • Congelador. Congelar alimentos siempre será una opción ideal. Eso sí, debemos utilizar recipientes aptos para bajas temperaturas, además de herméticos. Adicionalmente, el experto asegura que poner la fecha de preparación de todo lo conservado en el congelador nos garantizará una mejor gestioni de los alimentos.
Organizar los alimentos adecuadamente en la nevera facilita su conservación y aprobación EFE/Paco Torrente

Si vas a congelar…

Entre los distintos consejos anteriores señalados, Noelia López incide en hablar de la congelación. Porque es importante tener en cuenta que el proceso de congelación permite frenar el crecimiento de los microorganismos, pero no los mata.

Por eso, debemos tener cuidado con ciertos aspectos como:

  • No volver a congelar: solo se puede volver a congelar en el caso de haber cocinado a altas temperaturas lo anterior congelado.
  • No congelar si todava esta caliente: si lo hiciéramos cambiaríamos con mayor temperatura de la nevera, cosa que, además de no ser sostenible, tampoco es seguro para otros alimentos, que pueden verse afectados por ello.

Tener presente nuestra realidad

De una forma u otra, lo cierto es que lo most eficiente a la hora de evitar el wasperdicio alimentario es tener en cuenta la situacion de la que partimos:

  • La rutina que seguimos
  • El número de personas que coviven en el hogar
  • Las veces que recurrimos a la restauracion

Cocinar para toda la semana

Una de las herramientas de planificación más útiles es la conocida como “Batch cooking”, una práctica que, aunque siempre ha tenido una presencia indiscutible, la renovación del concepto al que hace referencia es la tendencia más actual.

Este anglicismo engloba la idea de cocinar de forma eficiente, ahorrando tiempo, recursos energéticos y materiales, haciéndolo todo a la vez y en pocas horas.

Noelia López menciona diferentes formas de poner en práctica esta herramienta.

Recetas

El cocinar para toda la semana implica cocinar cosas diferentes, pero con la misma base. Ejemplo de ello es la polivalencia del sofrito de tomate, que se puede reutilizar en otros preparados como los garbanzos con tomate o las patatas rellenas.

Otros de los preparados que más presencia tiene en esta herramienta de planning culinaria son las cremas y sopas de vegetales, viejos frias o calientes. A base de legumbres, patatas o cualquier tipo de verdura, este tipo de recetas permiten el aprovechamiento de todos aquellos vegetales que se encuentren en nuestra nevera. Este es el caso crema de calabacín, espárragos, calabaza o espinacas.

como preparar ensaladas

Cabe recordar que debemos consumir verduras crudas en una proporción considerable, por el valor nutricional que esto implica. Y, aunque es lo primero que nos viene en mente, la ensalada no es la única opción para comer verduras crudas. El gazpacho es otra alternativa facil de hacer y conservar.

Y es que, en el caso de la ensalada, la conservación (preparada) es algo con lo que debemos lidiar con mayor cautela.

Descartada la opción de la congelación (porque sus ingredientes pierden gran parte de la parte organoléptica y sensorial), la prioridad se fija en la forma de conservación.

La nutricionista de Nestlé explica la forma correcta de conservar una ensalada: por capas.

  • Alimentos con mayor cantidad de agua primero, en el fondo. pepino o tomate
  • Alimentos si sensibles a la humedad (como la lechuga o los brotes verdes) en la parte superior, para evitar el contacto con los anteriores.

Repetir

Para evitar que se nos haga repetitivo, debemos procurar utilizar dinotos tipos de cocinado y tener siempre mano congelados y conservados, como judías verdes con zanahoria, setas deshidratadas, pescados en conserva…

Es importante variar en las formas de cocción: al no depender de un único método de cocción podemos ser flexibles en las técnicas de cocción elegidas, además de poder elaborar todos los platos en menos tiempo.

Eso sí, debemos sacar el máximo partido de los electrodomésticos para que sea eficiente. En el caso de usar el horno, volveremos a recurrir a varias preparaciones para que el consumo energético no sea en vano.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *