En el sector de la salud, los avances tecnológicos han revolucionado la práctica clínica, desde la prevención hasta el diagnóstico, que benefician tanto a los pacientes como al sistema. La Plataforma Chronicidad: Horizonte 2025 (Plataforma CH2025) ofrece un decálogo para mejorar la digitalización del sistema de salud.

Imagen cedida por la Plataforma CH2025

La de las nuevas tecnologías ha supuesto un cambio de paradigma en muchos sectores, entre ellos, el amíto sanitario, donde ha tenido una notable repercusión. Así, la digitalización del sistema sanitario ha supuesto la introducción de múltiples prestaciones.

La plataforma CH2025 busca mantener la calidad y eficiencia de la atención en salud, especialmente en pacientes crónicos, y promover un modelo de salud digital humanizado y equitativo.

Cronicidad: Horizonte CH2025 (CH2025) es la principal plataforma para sensibilizar a la opinión pública sobre el problema de la cronicidad en España desde una perspectiva multidisciplinar.

En ella participan estas organizaciones: Foro Español de Pacientes (FEP), la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), el Consejo General de Enfermería (CGE), la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), la Alianza General de Pacientes (AGP), Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), Consejo General de Farmacéuticos (CGCOF), Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), Consejo General de Trabajo Social, Organización Médica Colegial de España (OMC), la Fundación Humans y Boehringer Ingelheim España, SA

También se ha llevado a cabo el informe «Reflexión y recomendaciones de la Plataforma Cronicidad: Horizonte 2025 en materia de Salud Digital», donde ofrece distintas sugerencias y adora los aspectos más relevantes de la digitalización.

«Las nuevas tecnologías son una oportunidad para ganar seguridad en la atención a nuestros pacientes. En 2022 no tiene sentido no tener una historia digital accesible en cualquier rincón de España que garantice conocer los problemas de salud de un ciudadano”, explica Rafael Micó, vicepresidente de SEMERGEN y responsable del grupo de trabajo de cronicidad.

Diez recomendaciones en el campo de la salud digital

Los expertos proponen diez recomendaciones para mejorar el sistema de salud y contribuir al bienestar de los pacientes:

  1. contemplar la atención digital y la telemedicina como un complemento a la atención personal y personalizada.
  2. Actualizar la Estrategia de Bordeaje a la Cronicidad (EAC) para adaptarla a la nueva realidad y reajustar los objetivos y líneas de acción de acuerdo con los últimos recursos y herramientas digitales.
  3. Apostar por la interoperabilidad de la información de saludtanto a nivel geográfico como a nivel compétencial y funcional.
  4. Fomentar la cooperación e intercambio de información con los circuitos sanitarios de caracter concertado y/o privado.
  5. Crear unos parámetros o identificadores universales homogéneos para la medición de resultados sanitarios que respaldan el análisis, evaluación y soporte a la toma de decisiones en materia de política sanitaria.
  6. Crear un registro del nivel de riesgo de los ciudadanos para facilitar la detección precoz y el abordaje de la fragilidad con datos obtenidos de la digitalización y la experiencia de profesionales sanitarios.
  7. Crear programas de formación y difusión de nuevas soluciones, modelos y herramientas digitales para profesionales sanitarios y pacientes.
  8. elaborar una guia de buenas practicas para profesionales
  9. Integrar y desarrollar sistemas que permitan a los profesionales sanitarios de todos los niveles asistenciales trabajar más conectado para favorecer la continuidad de la atención.
  10. Incluir actores y organizaciones relevantes dentro de los órganos de coordinación y evaluación de la estrategia de salud digital para garantizar la participación activa.
Digitalización del sistema sanitario de telemedicina
EFE/Alejandro García

¿Qué modalidades configuran la salud digital?

La salud digital se componen de distintos procesos y actividades relacionadas con la medicina que contiene, en parte o en su totalidad, herramientas digitales y/o tecnológicas. Está formado por siete grandes modalidades:

  • telemedicina: consiste en la practica médica asistiental a remoto.
  • Automatización de procesos y servicios: contribuir a un proceso más eficiente y eficaz, con un menor margen de error.
  • mSalud (salud móvil): aplicaciones móviles que participan en la mejora o control de la salud de los pacientes.
  • Usables: son dispositivos electronicos que monitoran diferentes indicadores de salud del individuo.
  • Realidad virtual: genera simulaciones de intervenciones para ofrecer a los pacientes la mayor información posible y así reducir su inseguridad.
  • Realidad aumentada: mejora el proceso de rehabilitación de los pacientes y facilita la labor del personal sanitario.
  • Big data e inteligencia artificial: presenta una alta potencialidad para perfeccionar el diagnóstico, tratamiento y seguimiento de enfermedades, así como para mejorar la prevención.

Beneficios de la salud digital

para el paciente

La digitalización del Sistema Nacional de Salud (SNS) permite a los pacientes estar más informados, teniendo acceso a sus datos, tratamientos y diagnósticos y aumentando su participación en el abordaje y control de su propia salud.

Además, con la telemedicina no es necesario acudir al centro médico de forma personal para cada consulta.

Por otro lado, a través de mHealth o wearables, el paciente puede monitorear sus propios indicadores y actividades. De esta manera, puede hacer un seguirio de ciertas enfermedades y de los tratamientos pertinentes.

Para el Sistema Nacional de Salud y los profesionales sanitarios

La informatización de la salud aporta a los profesionales un aumento del margen de maniobra para actuar ante posibles factores de riesgo y tendencias con mayor anticipación.

Según el informe, la digitalización del sistema sanitario tiene un efecto positivo en la tasa de hospitalización al tiempo que aumenta la fiabilidad de la elección del tratamiento, de forma que se reduce en un 7% el tiempo de ingreso hospitalario, un 48% la duplicidad de pruebas diagnósticas realizadas y un 19% en las hospitalizaciones de pacientes crónicos.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *