Los años de formación académica, el tiempo que lleva conseguir un puesto de trabajo medianamente estable y el difícil acceso a la vivienda son algunos de los factores que hacen que la maternidad se vaya postergando poniendo en peligro la fertilidad femenina.

En muchos casos, la estación del circo no permite que el sembrador pueda hacer el tren, entonces, el que se avergüenza puede resultar en más.

La edad de la mujer es determinante para poder tener hijos pues, a partir de los 30 años, la fertilidad empieza a decaer.

Este descenso es acusado a partir de los 35 años y muy alto a partir de los 38, según datos de la Sociedad Española de Fertilidad.

No obstante, la edad no es el único factor a tener en cuenta, pues el estilo de vida también puede influir en las probabilidades de lograr un embarazo.

En este sentido, una revisión de estudios publicada en la revista «Current Opinion in Obstetrics & Gynecology» concluye que, además de la edad, la obesidad, el sedentarismo, el alcohol, el tabaco y otros compuestos tienen un efecto negativo en fertilidad y pueden prolongar el tiempo necesario para quedarse embarazada.

alimentacion saludable

Por ello, Procare Health, laboratorio especializado en salud femenina, ofrece algunos consejos para tener en cuenta a la hora de plantear un embarazo a partir de los 30 años.

La cartilla es tener de una alimentación saludable. En este sentido, la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) indica que las mujeres con obesidad tienen una menor probabilidad de quedarse embarazada tanto de forma espontánea como tras algunas técnicas de reproducción asistida.

Así, se calcula que la probabilidad de embarazo en mujeres con obesidad grave se reduce a la mitad respecto a mujeres con peso normal.

“Se estima que para todos los puntos de incremento de masa corporal (IMC), la probabilidad de vergüenza espontánea se reduce en un 10%. Además, se calcula que, tras técnicas de reproducción asistida, por cada punto de aumento del IMC, disminuyen un 9% los nacimientos de recién nacidos vivos»,

señala la doctora Ana de Hollanda, coordinadora del grupo de Obesidad de la SEEN.

La especialidad explicita que la ovulación de la ovulación se debe a la sobreabundancia de gracias corporales que provocan alteraciones en las hormonas que regulan la ovulación.

Asimismo, ese exceso de grasa afectacion de manera negativa a la calidad de los ovulos ya su capacidad para ser fecundados.

el tabaquismo

Otra medida recomendable para las mujeres que quieran ser madres es evitar el tabacopues este hábito también se asocia con menores tasas de fecundidad.

La Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (ASRM, por sus siglas en inglés) subraya que los productos químicos presentes en el humo de los cigarrillos (como la nicotina, el cianuro y el monóxido de carbono) aceleran la pérdida de óvulos.

Hay que tener en cuenta que la reserva de óvulos de la mujer va disminuyendo con la edad y no se regenera.

Esto implica que a las mujeres fumadoras les llega la menopausia entre 1 y 4 años antes que a las no fumadoras.

tabaco

De igual modo, esta entidad recalca que las mujeres fumadoras no conciben de manera tan eficiente como las no fumadoras.

De hecho, las tasas de infertilidad tanto en hombres como en mujeres que fuman son aproximadamente el doble que las de los no fumadores.

Asimismo, el riesgo de problemas de fertilidad se incrementa con el número de cigarrillos que se fuman al día.

Por su parte, el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG, por sus siglas en inglés) subrayar la importancia de abandonar el consumo de sustancias antes de intentar quedarse embarazada.

Esta entidad recuerda que el tabaco, el alcohol, la marihuana, las drogas ilegales y algunos medicamentos pueden causar serios problemas como defectos congénitos en el bebé, bajo peso al nacer, parto prematuro o incluso el nacimiento de un bebé muerto.

ejercicio fisico

Desde Procare Health recomiendan a las mujeres que quieran quedarse embarazadas que realicen ejercicio físico.

«El ejercicio regular de la educación física tiene numerosos beneficios para la bienal del organismo. La activación física contribuye al control del peso, lo que resuelve favorablemente para la preparación de las obesas y los problemas que esto conlleva para la capacidad de ovulación »

indican los especialistas de este laboratorio.

Asimismo, los expertos del ACOG recomendaron realizar 150 minutos de actividad física moderada por semana, junto a ejercicios para fortalecer los músculos al menos 2 días a la semana.

«Puedes dividir el número recomendado de minutos en varias sesiones de entrenamiento a lo largo de la semana, por ejemplo, en sesiones de 30 minutos repartidas en 5 días a la semana. Establece la rutina que mejor se adapte a ti »

recomiendan.

Los días más fértiles

Por último, cuando se quiere se madre es aconsejable comprobar adecuado son los días más fértiles.

«A hora de buscar un embarazo, es imprescindible conocer el calendario de ovulación de la mujer para saber cuál es el periodo más fértil y así optimizar las relaciones»

señalan desde Procare Salud.

Una mujer tiene un número determinado de óvulos inmaduros almacenados en sus ovarios.

A lo largo de su vida, algunos de estos óvulos madurarán.

Cuando un óvulo está totalmente maduro, es liberado por el ovario. Esto se conoce como ovulación.

óvulos
Imagen de un desarrollo embrionario. Foto cedida por el Instituto Marqués.

Desde el ovario, viavulo viaja por falpas de Falopio hasta el útero. Si durante este trayecto es fecundado por un espermatozoide, comienza un embarazo, que se alojará dentro del útero.

Pero si esto no ocurre, será expulsado junto con el endometrio, que es el tejido que recubre la pared interna del útero, en la menstruación.

En un ciclo menstrual promedio de 28 días, la ovulación ocurre unos 14 días antes del inicio de la siguiente menstruación.

Si se quiere concebir, elpto óptimo para mantener relaciones sexuales es el día de la ovulación y los cinco dias anteriores a ella.

Puesto que los espermatozoides pueden vivir en el interior del aparato reproductor femenino hasta cinco días, las probabilidades de lograr un embarazo son más altas si hay esperma vivo en las trompas de Falopio durante la ovulación.

Según datos de la Sociedad Española de Fertilidad, el 85% de las parejas logra un embarazo tras un año de búsqueda y un tercio de esos embarazos suceden en el transcurso de los tres primeros meses.

No obstante, si tras haberlo tratado durante un año, el embarazo no se produce, es conveniente consultar con un médico.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.