Cuando el cáncer infantil llega a la familia, no solo es un reto abordar la enfermedad. Los padres también se enfrentan al momento de explicar al pequeño una situación que va a cambiar su día a día. El “Teo Teo descubre el cáncer” se puede utilizar en el Dialecto Internacional de Niño con Cáncer.

Imagen del cuento «Teo descubre al Cáncer». Foto cedida Bayer

Este infantil infantil parte de una inducción descriptiva realizada por la compañía Bayer en coloquialci con familiares y expertos asociados de referencia y referente de las diferentes etapas que vive un paciente infantil con cáncer, desde el momento del diagnóstico.

Cada año se produce 15 nuevos casos por cada 100.000 habitantes de cáncer en menores de 14 años con un índice de supervivencia del 81% a los cinco años.

“Teo descubre el cáncer” es un cuento infantil ilustrado por Violeta Denou que registra las diferentes etapas que vive un paciente infantil desde el momento del diagnóstico y utiliza un lenguaje fácil accesible para los niños.

Los emergentes de la TEO superaron en 1977 y habían consentido en sus proyectos educativos y cuj edición corre a cargo de Planeta.

Portada del cuento «Teo descubre el cáncer». foto cedida

Participa en esta filial de la AFANOC (Asociación de Familiares y Amigos de Niños Oncológicos de Cataluña) y PYFANO (Asociación de Padres, familiares y Amigos de Niños Oncológicos de Castilla y León).

También han colaborado expertos de referencia como el Hospital Universitario Vall d’Hebron, Sant Joan de Déu en Barcelona (grupo KIDS Barcelona), y la Sociedad Española de Hematología y Oncología Pediátrica (SEHOP).

Para Irene Costa de la asociación AFANOC este libro “es un ejemplo del trabajo que llevamos a cabo en la asociación, para hablar de la realidad del cáncer de una forma natural, sin tabúes, sin palabras prohibidas, y dejando aflorar emociones quas sensaciones es sensaciones importante que salgan a la luz”.

Raquel Hladun, del Hospital Vall d’Hebrón de Barcelona, ​​dijo: «El cáncer infantil sigue siendo una enfermedad rara, pero gracias a la investigación se han obtenido unas tasas de supervivencia que son realmente favorables».

Según la doctora, “disponer de materiales que traten con tanto cariño y ternura el tema, con los que podamos explicar a los niños afectados cómo va a ser su vida diaria a partir de ahora, es algo necesario”.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.