Saltar al contenido
Home » Cistitis en niños en invierno: cómo prevenirla

Cistitis en niños en invierno: cómo prevenirla

Las infecciones del tracto urinario (ITUs) en general, y las que descienden a la parte inferior de la vía urinaria en particular, es decir las cistitis, son la segunda causa en importancia de las infecciones atendidas en Atención Primaria, después de las respiratorias. Te contamos cómo prevenirlas en invierno en los niños.

Un hombre camina junto a una estatua de un ángel orinando en La Habana (Cuba). EFE/Rolando Pujol

Las ITUs, y concretamente las cistitis tanto en invierno como en verano y que son igual de frecuentes en adultos como en niños, ocurren cuando algunas bacterias patógenas, generalmente la E. coli (Escherichia coli), que se encuentra en nuestro intestino, coloniza la piel que rodea la uretra ya través de este accede a la vejiga urinaria e incluso a los riñones.

El cambio de hábitos y la mayor exposición al frío, que puede conllevar una mayor necesidad de ir al baño y multiplicar las posibilidades de infección, suponen un aumento de este tipo de afecciones en invierno.

Entonces, los síntomas de las infecciones urinarias, incluida la cistitis de invierno, en los más pequeños son muy variadosdesde mojar la cama o tener dolor al orinar hasta fiebre, falta de apetito o vómitos, entre otros.

las UIT se iluminaron mas frecuentes en niñasdeboto a que su uretra es más corta y favorece la transmisión de bacterias desde el exterior hacia el tracto urinario.

Además, la distancia entre el orificio de salida de la uretra, la entrada de la vagina y el orificio de salida del intestino es muy corta y esto facilita la entrada de bacterias intestinales en la uretra.

«Hasta un 30% de los niños que han sufrido un episodio principal de infección urinaria no complicada, tipo cistitis, volverán a presentar un nuevo episodio», explica la doctora Ana Ortiz, directora del área de salud de Farmasierra.

Por ello, indica la especialista, la recurrencia se convierte en “un problema de dimensiones epidemiológicas, sanitarias y sociales, por lo que niños y padres buscan asistencia en pediatría de forma frecuente y reiterada, además de verse expuestos a la administración de tratamientos antibióticos”. cada episodio de infección»

Consejos contra la cistitis en niños en invierno

El frio sensibiliza las terminaciones nerviosas de los riñones y la vejiga. Este proceso de sensibilización también significa que la vejiga y los riñones son vulnerables a las infecciones.

Prevenir la cistitis en niños en invierno es posible siguiendo una serie de hábitos imprescindibles para contribuir al bienestar de los niños:

1.- Si es posible, practica la lactancia materna durante los primeros seis meses de vida para favorecer el correcto desarrollo del sistema inmunológico del bebé y reducir el riesgo de estreñimiento.

2.- Asegúrese de que el niño sea suficiente. En invierno, al tener menos actividad y sudar menos, la sensación de sed no es tan fuerte como en verano (ní en los adultos ni en los niños).

Mantenerlos hidratados es fundamental para prevenir las infecciones urinarias. Eso sí, no sustituye el agua por bebidas azucaradas. Una buena alternativa son las infusiones calientes.

3.- Haz que vaya a orinar con regularidad, tan pronto sientan la necesidad. Ir al baño cada 3-4 horas, sin aguantar la orina una vez que se se presente el deseo miccional.

Cuanto más tiempo se retenga la orina, mejores condiciones y posibilidades tendrán las bacterias para reproducirse.

4.- Evitar el estreñimiento con la ayuda de los consejos de tu pediatra. Normalmente, darles diferentes frutas y verduras es suficiente para que el intestino del niño funcione correctamente.

A veces es útil y conveniente la ingesta de probióticos.

5.- Llevar a cabo una limpieza adecuada de la zona genital en los más pequeños, con cambios frecuentes de pañales y limpiando siempre de delante hacia atrás para no arrastrar bacterias del ano a la zona genital.

6.- Enseñar a los niños a llevar una higiene íntima adecuada ayuda a minimizar las posibilidades de que las bacterias lleguen a la uretra.

7.- Ponerles ropa interior de algodon en lugar de tejidos sinteticos como el nylon ayuda a prevenir el crecimiento de bacterias.

Debido a que el material del interior es sintético, creamos un mejor ambiente para la reproducción bacteriana: cálido y húmedo. Por ello, debemos asegurar que los peques lleven ropa comoda y calida, pero transpirablepara reducir este riesgo.

8.- Tomar arandano rojo americano: además de estar libre de efectos secundarios y contraindicaciones, incrementa la protección de las vías urinarias frente a las bacterias que provocan la cistitis. En suma, su alto contenido en potasio ayuda a los niños a estabilizarse hidratados.

A este respecto y de acuerdo con la doctora Ana Ortiz, el arandano rojo «es capaz de evitar la adherencia de bacterias al epitelio de las vías urinarias (poder antiadherente), impidiendo la invasión de germenes en el tracto urinario, especialmente en el caso de la E. colique aparece en el 80-90% de las infecciones no complica”.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *