Mitigar la desinformación es prioridad: #Saludsinbulos y SOLTI, conscientes de que la mayoría recurre a las redes para informar, colaboran para desmentir las mentiras que en ellas se propagan sobre el cáncer de madre

El cáncer de mama es una de las enfermedades sobre la que circulan un mayor número de bulos. Así lo señalan desde el Instituto #SaludsinBulos, que junto con la Fundación de Investigación del Cáncer SOLTI, ha firmado un convenio que permite a diferentes profesionales de la salud ayudar a desmentir falsas creencias, así como definir estrategias que permitan educar a la población.

Cuando no sabemos, Internet tiene la respuesta

Y es que son muchos los pacientes que acuden a la «Red de redes» para informarse sobre su enfermedad: qué pueden hacer, qué se recomienda en el caso de padecerla son algunas de las preguntas que tienen mayor cabida en las búsquedas.

EFE/SASCHA STEINBACH

Porque internet tiene respuesta para todo… La cuestión es saber qué es lo correcto.

El Presidente de SOLTI, el doctor Aleix Prat, aconseja:

«La información falsa y la evidencia científica sobre el cáncer de mama pueden retrasar el diagnóstico, interferir en el tratamiento y perjudicar el estado emocional de las pacientes»

Ante esta situación, EFEsalud cuenta con Carlos Mateos, coordinador de la iniciativa #SaludsinBulos, para arrojar luz sobre los mitos vinculados al cáncer, qué pueden suponer y cómo podemos evitar su difusión.

Bulos: verdades parciales

Como norma general, los bulos se aferran a una Verdad parcial para proliferar, consiguiendo así que un mayor número de personas crea en ellos. Pero ese «hecho» sobre el que se asientan se extrapola y manipula, hasta llegar a conclusiones tan desmesuradamente falsas como peligrosas.

¿Qué son los bulos más comunes del cáncer de mama?

El consultor de comunicación de salud insiste en que son muchos los bulos que se vinculan al concepto de cáncer, pero si tenemos que concretar en el cáncer de mama, destacan:

  • Cancer de mama por emociones reprimidas. Son muchos los gurús, libros, videos que encontramos en la red que explican que toda enfermedad tiene un origen psicosomático. En el caso del cáncer de mama, las emociones reprimidas son las responsables del desarrollo de esta patología. Aunque lo emocional influye en muchos aspectos en el sistema inmunológico, nunca será la causante de una dolencia médica de tal calibre.
  • El milagroso cartílago de tiburón. La creencia de que el cartílago de tiburón de células cancerosas está mucho más extendida de lo que cree.
  • Homeopatía, un clásico. La medicina alternativa siempre ha estado ahi. Se trata de una pseudociencia que juega con el efecto placebo y que tiene gran cabida en la actualidad.
  • Superalimentos: quitan, previenen, la solucion a todos los males. Las frutas y las verduras son ricas en antioxidantes que ayudan a mantener sano, pero en ningún caso previenen el cáncer de mama, pese a que son muchos los que hablan de «dietas milagrosas»
  • La mamografía como causa de cáncer que se supone que debe prevenirse. Hay quien asegura que las mamografías no previenen el cáncer, sino que lo causan. Pero, como dice Carlos Mateos, «el beneficio es muy superior al posible riesgo de irradiación».
  • Sujetadores con aro provocan el cáncer de mama. Se respaldan en la Obstrucción del tejido limfático para señalar que este tipo de sujeción puede desembocar en palabras mayores. Y, aunque sea cierto que tras una cirugía se prohíbo el uso de sujetadores con aro, la razón de ello no presenta ninguna correlación con el cáncer en sí, sino con la post-cirugía.
  • Desodorantes o antitranspirantes y sus compuestos cancerígenos. Los desodorantes o antitranspirantes poseen, en algunos casos, ciertos componentes que pueden ser tachados de cancerígenos. Claro que, por mucho empeño que se ponga en ello, ni todos los productos antitranspirantes los tienen, ni los que sí contienen la candidad suficiente de dicho componente como para desear cancerígeno.

El personal sanitario pierde la confianza de sus pacientes

Pero, aparte de conocer cuáles son los bulos más extendidos y por qué se extienden, el coordinador de #SaludsinBulos señala un factor importante a la hora de enfrentarse a los bulos: el desafío del paciente.

Según una encuesta realizada por esta misma institución, en los últimos años hasta el 82% de los encuestados sanitarios ha asegurado que los pacientes cada vez son más recelosos ante las recomendaciones médicas.

El peligro del Clickbait y los memes

Y, además de la desconfianza, la forma en que se presenta la información en la actualidad también juega un papel crucial en este sentido.

El conocido como «clickbait” hace que la población asimile como real una pequeña porción de información manipulada, presentada a primeras de forma difusa y poco concreta. Y todo para buscar el hacer clic del usuario. Asimismo, la rapide con la que nos informamos y el poco empeño que ponemos en hacerlo bien y de forma consciente no hace sino empeorarlo todo.

A esto se le suma que, desde el humor, se camufle la desinformación. Y es que los memes crean un estado de opinión por diversos intereses.

«Se ha hecho antes en política y también se hace en salud», asegura Carlos Mateos.

Combatir los bulos… ¿desde la educación?

Una vez conscientes de la encrucijada en la que se encuentra hoy el cáncer, la única pregunta que surge es ¿Cómo podemos frenar la difusión de dichos bulos?

El concepto al que recurre Mateos es muy sencillo: Educación.

Por una parte, señala que la relacion sanitario-paciente y la comunicacion deficiente que existe entre ellos podrian atajarse de formar al medico personal en la comunicacion cercana y eficaz. Porque si al poco tiempo se destina a la atención individual se le suman pocas habilidades comunicativas, el paciente siempre se desconfiará.

Por otro lado, subraye la importancia de la educación en las generaciones más jóvenesuna prioridad que se vislumbra ya en muchos países, donde se enseña a los más jóvenes a ser críticos con la información.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.