Se confirma la nueva cifra de nuevos casos y muchas provocaciones por el covid sigue bajando en el mundo en la segunda semana, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por el contrario, China ha apostado por las restricciones de cuotas más duras, como el confinamiento en la ciudad de Shanghái, para doblegar a la variante ómicron del Sars-CoV-2.

Control de pólizas en una zona residencial de Shanghái (China) confinada por covid. EFE/EPA/ALEX PLAVEVSKI

To make frente al mayor brote de covid registrado en China -con más de 20.000 casos activos y más de 200.000 asintomáticos repartidos en varias provincias- desde que comenzó la pandemia, las autoridades han tirado de su libreto habitual, que implica fuertes restricciones a la movil , las fronteras cerradas al exterior y confinamientos de ciudades enteras como en el caso de Shanghái.

Pero en el mundo, por tercera semana consecutiva, decrecen los indicadores: un 24% los contagios y un 18% las muertes.

El total global de la última semena ha sido de 7 millones de nuevos casvid de la casvid-19 y 22.000 muertes adicionales, con declives observados en todas las regiones.

Con esto, el total de personas infectadas desde que comenzó la pandemia y que se hicieron una prueba de diagnóstico se elevó a 496 millones, mientras que las muertes llegaron a 6 millones globalmente.

La OMS insistio en que estas tendencias positivas deben ser interpretadas con cautela en la medida en que muchos países están cambiando su estrategia de prueba y estos han disminuido considerablemente, lo que lleva a detectar menos casos que los reales.

Esta organización indica que realizará vigilando varias subvariantes de lamicron variante, lo que representa el 99,2% de todos los valores genéticos que se realizan en el mundo.

Así, los científicos están siguiendo así la evolución de las subvariantes BA.1, BA2, BA3, así como las más recientes BA.4 y BA.5, además de la forma recombinada de las BA.1 y BA.2, con el fin de determinar sus características y entender su eventual impacto para la salud pública.

China, inflexible frente a la covid

The oriental metropolis china de Shanghái continúa su estricto confinamiento a merced de la política de «cero covid» pese al agotamiento de sus residentes, mientras la prensa oficial insiste en que se puede vencer a ómicron y las redes sociales silencian las voces más crostic más voces más restricciones.

El goteo de infecciones sigue en ascenso en la urbe, con 1.189 positivos y más de 20.000 contagios asintomáticos -Pekín no los computa como casos confirmados a menos que manifiesten síntomas- contabilizados hoy por los 994 de ayer y los 1.006 del lunes.

Restricciones en esta situación, más China rica y hogar de 26 millones de personas, inauguró oficialmente la marquesina de 28 días, aunque para entonces ya había edificios residenciales que llevaban semanas completamente aislados del exterior.

Pese al agotamiento de los residentes, que han denunciado escasez de alimentos o directamente pavor ante la viabilidad de acabar en centros de aislamiento en los que la higiene brilla por su ausencia, las autoridades se mantienen inflexibles en su estrategia, y eso que queada ha saldado hasta el momento con solo dos desaparecidos.

Vencer a ómicron, si se actúa a tiempo

China teme que abrir la mano suponga un abrupto aumento del número de muertes -preocupa que muchos mayores de 60 años no se hayan puesto la tercera dosis de la vacuna-, lo que se ha convertido ahora en una ofensiva propagandística en favor del «cero covid «.

«Ya hubo críticas desde Occidente cuando la variante delta del coronavirus comenzó a propagarse el año pasado. Son como un disco rayado. Ya hemos visto el gran fracaso de Estados Unidos y de Europa a la hora de contener la pandemia. O son ignorantes o tienen Sí, la situación en Shanghái es grave, pero otras ciudades chinas ya sufrieron brotes de ómicron y salieron adelante», despacha el periódico estatal China Daily en un editorial.

La consigna oficial es que «se puede vencer a ómicron» si se controla a tiempo, según el medio, y pone como ejemplos la «intervención temprana» realizada en las urbes de Shenzhen, Qingdao o Tianjin, algo que la de Cantón intenta replicar ahora -hoy constitucion 22 casos nuevos- con varias rondas de prueba y el cierre de paradas de metro y de edificios residenciales.

En el caso de Shanghái, donde el virus ya se ha propagado entre la población, el rotativo defiende que «el confinamiento es necesario» y asegura que rendirse no es una opción: «Tenemos herramientas para evitar millas de muertes. Sería inmoral que alguien alguien sacrificar vidas humanas a expensas del beneficio (económico)”.

covid china
Empleados comunitarios entregan alimentos en una comunidad residencial a causa del confinamiento por covid en Shanghái (China). EFE/EPA/ALEX PLAVEVSKI

Pero no solo de prensa oficial vive el régimen comunista, que también ha recurrido a que los trabajadores de prevención, enfundados en sus trajes epi, patrullen la ciudad con megáfono en mano para mandar de vuelta a casa a quien se salte el confinamientient.

En Shanghái se han vivido también algunas escenas dramáticas como la protagonizada por un policía que, negándose a aportar pruebas, quería llevarse a una pareja a uno de los temidos centros de aislamiento por supuestamente dar supitivo en uno de los múltiples en la ciudad, recoger el diario South China Morning Post.

«Eres positivo si yo lo digo», aseveró el agente según una grabación de la conversación que se hizo viral en Internet.

El Gobierno municipal anunció el lunes que pondrá en marcha una investigación para aclarar los hechos, y también hizo pública una disculpa sobre su gestión en la red social china Weibo, similar a Twitter, en la que se eliminaron los comentarios más críticos de los internau

La mayoría de ellos expresaban su decepción con los funcionarios, se quejaban sobre la dificultad de comprar comida o expresaban dudas sobre la posibilidad de aislar en centros de cuarentena o en hospitales a las decenas de millas de personas que han dado positivo

La administración central esperó que las autoridades locales locales que pongan coto a la oleada, y mientras Shanghái sufra su peor semana de confinamiento hasta la fecha, el presidente chino, Xi Jinping, realice una gira de inspección en la provincia insular de H aconsejado a los miembros del Partido Comunista que hagan todo lo posible para «garantizar que la vida de la gente mejore cada día».

El primer ministro, Li Keqiang, hackea el puntal de la provincia de Jiangxi, en este del país, desde donde pidió «esfuerzos para estabilizar la economía en un rango adecuado» y «seguir alerta ante las presiones a la baja», en aparente referencia a los rebrotes que amenazan con paralizar el país.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.