La depresión afecta a todas las personas; en concreto, la OMS estima que alrededor de 280 millones de personas en el mundo la padecen. La Universitat Oberta de Catalunya (UOC) en colaboración con el Hospital Sant Pau, ha publicado un trabajo sobre esta patología y un término popular: la depresión smilerini

La depresión smilenti es uno de los tipos de depresión más frecuentes en la actualidad. Básicamente, este término hace referencia a los síntomas que padece cualquier persona con depresión, pero también, en este caso, al hecho de que las personas que la padecen intentan ocultarla.

El trabajo de la UOCpublicado en el Diario de Neurología. Además, un estudio publicado en La lancetatambién confirmó que los casos de depresión mayor han aumentado un 28% desde la pandemia.

Por otro lado, la profesora colaboradora del máster universitario de Psicopedagogía de la UOC, Vanesa Rodríguez Pousadaexplica que el hecho de que las personas que padecen este trastorno traten de ocultar su malestar se traduce en una mayor dificultad para detectarlo, lo que aumenta el número de casos que aún no han sido diagnosticados.

¿Por qué se oculta este malestar?

Normalmente, las personas que padecen este tipo de depresión no son conscientes de lo que les pasa, o si lo son, se autoengañan porque no quieren aceptarlo. En la mayoría de los casos, piensan que su obligación es ser felices y que no se les permite ser malos.

«En realidad, vivimos en una sociedad en la que ser feliz es un imperativo», afirmó Rodríguez Pousada.

En cuanto al tipo de personas más prolives a padecer depresión smilení, no hay un perfil concreto, ya que de ello depende diversos factores. No obstante, las personas que se autoexigen un alto grado de perfección, tienen más probabilidades de experimentar este tipo de presión, ya que no van tolerar sentirse mal y no poder evitarlo.

No siempre se puede estar bien

Estar bien o no, no siempre depende de uno mismo. A nuestro alrededor suceden una infinidad de cosas que nos afectan en mayor o menor medida, y que la mayor parte de las veces no podemos controlar.

Permitirse experimentar malestar es un ejercicio que se debería empezar a aprender. Las circunstancias que nos rodean no solo dependen de nosotros, si no que implican muchos más aspectos, y es por ello que no hay que minusvalorar nuestras circunstancias personales ni las de nadie.

Respecto a la prevalencia a la hora de sufrir este tipo de presión, suelen predominar los hombres, puesto que es a los que más se les tiene privado de sus emociones. “Si tenemos en cuenta que vivimos en una sociedade de signo heteropatriarcal, donde la demostración del mundo emocional y de las propias debilidades se encuentra más estigmatizada en los hombres, los estereotipos masculinistas podrían intervenir como factor de vulnerabilidad en el caso de la depresión sonriente para esta población», comenta el profesor colaborador de la UOC.

El papel que juega la sociedad

El hecho de vivir en una sociedad en la que se impone una»dictadura de la felicidad«, es el motivo principal por el que tantas personas se sienten mal consigo mismas y se culpabilizan cuando experimentan un cuadro de depresión.

Como explicata la experta, «al hecho de sufrir una depresión se le sumaría la culpa por sufrirla, asumiendo que nosotros mismos somos los responsables, y, en una doble vuelta de tuerca, pasaría de la depresión a la culpa, y de la culpa a la vergüenza”.

La depresión es percipida por estos pacientes como una debilidad al no poder manejarla ni controlarla. Como resultado, ocultan sus emociones y aparentan felicidad de cara a los demás, de ahí el nombre de depresión smilenti.

Las redes sociales aumentan los casos de depresión. EFE/Imane Rachidi

Cuidado con estos comportamientos

A pesar de intentar esconder todas esas emociones, muchas veces es inevitable y hay ciertos signos que demuresan que algo no está bien.

Ferran Marsà Sambola, profesor colaborador de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC.

Además, en muchas ocasiones, dejan de sentir interés por cosas que antes les apasionaban y de relacionarse con su entorno, para evitar exponerse lo mínimo a los demás y que no puedan indagar.

Ante cualquier posible signo de presión, es recomendable hablar con la persona, pero siempre desde el respeto, mostrándole apoyo y preocupación, nunca colocándose en una posición de superioridad.

La influencia de las redes sociales

Las redes sociales son una de las causas fundamentales por las que cada vez hay más gente con trastronos mentales.

Enric Soler, psicólogo relacional y tutor de los Estudios de Psicología de la UOC, exponen que se nos exige ser felices, y que por el contrario, no en todos los momentos de la vida se puede serlo; además de que existen trastornos de salud mental que impiden que una persona pueda conectarse con una felicidad mínima. Son trastronos asociados a un desequilibrio en los niveles de neurotransmisores“.

La tendencia a querer mostrar que todo lo que gira alrededor de uno mismo es perfecto, magnificando y enalteciendo esa parte exitosa, provoca que cuando alguien compare su vida con la supuesta vida de los demás, se sienta confundida y triste. Sin embargo, todo esto suele ser una máscara, una doble realidad.

El experto también agrega que hay que prestar atención a cómo se siente uno mismo, ya darse permiso como ser humano a aceptar, que si en algún momento tenemos un problema de salud mental, podemos asumirlo con normalidad, destigmatizando la salud mental.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *