El psicólogo Sergio García Soriano avanza en su Abecedario de la Psicología y nos presenta con la U el término Umbral

El umbral (absoluto) es un primer límite o la menor cantidad de intensidad posible para que un estímulo sea detectado.

Y se habla de este umbral absoluto en los cinco sentidos, vista, oído, gusto, tacto y olfato; aunque también se puede hablar de umbrales en relación a la frustración, a la mayor o menor tolerancia en situaciones aparentemente estresantes. Laterapia viene a ampliar esa tolerancia a situaciones psicologicas aparentemente incompasables.

Cada sentido tiene su propio nivel absoluto y para cada persona puede cambiar también. Para denominarlos así, tenemos que dar una respuesta positiva el 50 % de las veces frente al estímulo.

Paraguas diferencial

Umbral diferencial será la intensidad necesaria para notar un cambio en la percepción de un estímulo.

Los sentidos son educados culturalmente de tal manera que algunos humanos pueden oír el sonido de un reloj a seis metros de distancia. Oler un perfume teniendo seis habitaciones de por medio o ver la llama de un mechero a 48 kilómetros. Por ello, los sentidos han sido imperativos en la supervivencia de la especie.

En lo referente a situaciones de alta emocionalidad, algunas veces podemos quejarnos de una situación por tener bajo el umbral de irritabilidad y por lo tanto aparece la disforia o la irascibilidad.

Por ejemplo, en una familia donde los niños siempre gritan pero cuando el padre o la madre tienen una situación estresante en el trabajo, no calman al hijo y le gritan más o le pegan.

Entonces, ese escalofrío infantil habitual se ha convertido en el detonante y aunque el volumen había sido similar a otras ocasiones, el problema previo o la falta de herramientas personales hacen bajar el umbral de irritabilidad y por tanto hay un malestar elevado.

En sesión podrán referir: “Es que hoy no me aguanto, es que todo me molesta”.

Y de alguna manera es cierto, las variables estimuladoras de otros días eran toleradas y ahora se convertían en disparadores de la tensión familiar.

El psicólogo Sergio García Soriano/Foto cedida

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *