Archivo – Un fuego encendido en una cocina de gas, a 28 de octubre de 2021, en Madrid (España). El Índice de Precios de Consumo (IPC) subió un 2% en octubre en relación al mes anterior y disparó su tasa interanual hasta el 5.5%, lo que supone 1.5 puntos p – A. Pérez Meca – Europa Press – Archivo

Sigue en directo las últimas noticias sobre la guerra en Ucrania

BRUSELAS, 25 de julio. (PRENSA EUROPA) –

Los ministros de Energía de la Unión Europea se reunirán este martes para debatir la propuesta presentada por la Comisión Europea de reducir un 15% el consumo en todos los Estados miembros hasta la próxima primavera, plan para el que solicitarán determinadas excepciones en función de las circunstancias de cada uno. país de la UE, a través de las reticencias manifestadas por España, Portugal o Grecia.

Los titulares de la cartera de Energía debatirán sobre propusa del Ejecutivo comunitario de la última semana de cutar un 15% su consumo de forma voluntariamente hasta finales de marzo, una reducción que Bruselas quiere poder imponer de forma obligatoria en caso de alerta para la seguridad de suministro.

Así, el Consejo de Energía pretende abrir la puerta al objetivo de reducción del 15%, que contempla excepciones a la luz de las circunstancias de algunos Estados miembros, como la falta de interconexión de las islas -como es el caso de Malta — y el problema de la sincronización de la red eléctrica de los países bálticos –una conectada a la infraestructura rusa– o la capacidad de almacenamiento de gas de cada Estado miembro.

Fuentes diplomáticas han explicado que la intención no es diluir ese 15% si no atender a las especificidades de determinados Estados miembros como las limitaciones geográficas y la interconexión, sin embargo, la reducción del objetivo en ciertos países no implicará que deba ser compensado por otros.

La semana pasada, la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y la Reforma Demográfica, Teresa Ribera, indicó que «no apoya» la propuesta de Bruselas de considerar la reducción del consumo de gas «un sacrificio desproporcionado», y argumentó que » a differentia que otros países, los españoles no hemos vivido por encima de nuestras posibilidades desde el pointo de vista energetico».

Así, España pondrá sobre la mesa la interconexión gasista con Francia, que los niveles de almacenamiento de gas en el subterráneo se encuentren en niveles superiores a los de la media comunitaria o que la capacidad de almacenamiento de gas natural licuado (GNL) suponga un tercio de la Potencia de regasificación de la UE.

Un rechazo que no sólo ha manifestado España, sino también Portugal, Polonia, Grecia o Hungría ya la que Francia ha manifestado ya su rebacko. En este marco, la propuesta de reglamento del Ejecutivo comunitario debe ser apoyada por mayoría cualificada en el Consejo, lo que supone el apoyo de 15 estados miembros que representen al menos el 65% de la población de la UE.

En un paso más, los Intisiete intercambiarán puntos de vista sobre si es la Comisión Europea la que debe declarar la «alerta europea», contando con el apoyo de una mayoría cualificada del Consejo representado por 15 países de la UE, tal y como establece el comunicado de la semana pasada, o si debe ser la iniciativa del Consejo, con un mínimo de cinco Estados miembros, la que debe promover la declaración de «alerta europea», como plantean los Veintisiete.

Además, los ministros de Energía analizarán cómo mejorar la protección de los consumidores vulnerables, como los hogares, los sanitarios, educativos o de seguridad, las medidas para asegurar el suministro de energía y la solidaridad entre Estados miembros.

Según Grecia, los tenedores de la cartera de Energía abordarán el establecimiento de límites en el precio del gas en el mercado eléctrico y la reforma del mercado eléctrico.

Además, el Ministro de Energía de Ucrania, German Galushchenko, participará personalmente en la reunión para abordar la forma en que se podría reforzar la seguridad energética en los mercados de electricidad y gas del país.

La semana pasada, el Ejecutivo comunitario pidió a los países de la Unión Europea recortar voluntariamente su consumo de gas un 15% entre el 1 de agosto de este año y el 31 de marzo de este año para conseguir una reducción de 45.000 millones de metros cúbicos de gas para garantizar el suministro.

Además, Bruselas quiere poder imponer una forma obligatoria en caso de alerta por la seguridad del suministro y que trate de evitar el «chantaje» ruso en relación al gas, algo que requeriría el apoyo del Consejo por parte de un cualificado mayoría, en caso de escasez o de una demanda excepcionalmente elevada.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.