Italia prohibió los cruceros de la laguna veneciana para proteger su ecosistema y patrimonio, para poner fin a años de pereza y poner las demandas de los residentes y organismos culturales por encima de las demandas de la industria del turismo.

El gobierno decidió actuar después de que la organización cultural de la ONU, UNESCO, amenazó con incluir a Italia en la lista negra por no prohibir los transatlánticos en el sitio del Patrimonio Mundial, dijeron fuentes de Reuters.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.