El arte de componer canciones poéticas que capturan nuestras vidas y recuerdos perdurables, desde éxitos inmaculados como ‘Te amo’, ‘te extraño’ y ‘te dejo’, triplete al Festival de San Remo en los años 87, 88 y 89. Franco Fasano, clase 61, se dice en Libro ‘me encanta’, editado por Massimiliano Beneggi (Ed. D’IDEE, 381 páginas, 18,90 €), un fascinante recorrido por las historias y secretos de los últimos años con las fechas, nombres y apellidos de artistas y profesionales.
Un autor -la tesis- se pone al servicio de brillantes intérpretes, quedándose entre bastidores: la mayor manifestación de presencia en el silencio de la ausencia. Dando sus primeros pasos en su Alassio y después de conocer al maestro Enrico Simonetti quien le dijo que estaba “bailando” y estudiando con el maestro Pippo Barzizza, nacieron canciones para los mayores, de Mina a Mia Martini, de Fausto Leali a Massimo Ranieri, de Anna Oxa a Franco Califano, Bruno Lauzi, Raffaella Carrà, Loretta Goggi, Iva Zanicchi, Al Bano, Cristina D’Avena y otros, para no olvidar ‘Dame una sonrisa’ en contra de drupa O. ‘Culpable’, una pieza con Nicola Arigliano en San Remo en 2005 ganó el Premio de la Crítica Mia Martini, pero también los grandes clásicos del Zecchino d’Oro (ganado seis veces) como ‘Drop In’ y ‘Katalicamello’ y acrónimos de dibujos animados como ‘Pequeños problemas cardíacos’ mi ‘Rossana’. El hilo común es siempre el amor.
“Me encanta ser la primera persona del mundo en sobrevivir”, le dice Franco Fasano a ANSA. Uno de los primeros recuerdos es de Mimì. «Si escribes para niños – le dijo Mia Martini – estás dispuesto a escribir para mí también». Otro se refiere a Ignazio Boschetto y Gianluca Ginoble (antes de que se convirtieran en tres El vuelo), conducido a mano a ‘Te dejo una canción’ donde buscaban niños un poco mayores que los del Zecchino d’Oro. La historia de las canciones es muy interesante. A veces una pieza pasa de mano en mano o se queda durante años en el cajón hasta que llega el artista adecuado para darle voz. Es un caso de ‘Te quiero sin amor’, compuesta por Berlincioni en 1992, rechazada por Mina, emitida en San Remo con Flor de maiz, permaneció en el banquillo por un récord con Massimo Ranieri, hasta la inauguración, en 2009, del escenario Ariston interpretado por Iva Zanicchi (con irresponsable ironía Roberto Benigni, invitado al Festival).
Con la introducción de Franco Zanetti, director de Rockol, ‘I love’ se presenta como una historia que corre ‘en 33 capítulos’, cada uno vinculado a un QR Code que hace referencia a una galería de fotos. Un volumen que también se puede consultar. “Me gusta la idea de que me quede ‘como el hijo del fotógrafo’”, dice Fasano, quien, de niño, fue visto en San Remo con pasaporte como acompañante de su padre. «Los ricos y los pobres me sorprendieron al jugar a ‘Qué’ con Josè Feliciano. Ahora en la sala de banquetes del casino sólo hay máquinas tragamonedas», observa.
Regresó al Festival como adulto varias veces como autor pero también como intérprete. En el 89, cantando en el piano, dejó su huella con él ‘Y ese día no me extrañarás más’, y entre los grandes, el mismo año, Anna Oxa y Fausto ganaron a Leali con ‘Te dejaré’, siempre suyo. Los mitos de la canción, que tenía en alta estima en las fotografías de su padre, eran los intérpretes de sus canciones. Una historia que continúa, aunque recientemente parece que la música va en busca de otra moda entre el rap, el trap y el autotune. “San Remo – mira Fasano – fue el Festival de las Canciones, luego fue un festival de cantantes, televisión, radio y ahora para visualización”. La victoria de Maneskin es un éxito, ya que ‘Quiet and good’ tiene una ‘hermosa melodía’. También se presenta «Mille», el grito de verano de Fedez y Achille Lauro «decorado por el elemento melódico que impulsa a Orietta Berti». En última instancia, «en la música no tiene por qué haber racismo» y «es la gente la que dicta el verdadero éxito de las canciones».
«Obtuve esta pasión de mi padre, finalmente Fasano, a quien dediqué no solo a este libro, sino a la mayoría de mis pensamientos, especialmente porque murió prematuramente. Pudo capturar ciertos momentos con su cámara, y supo sentir la emoción. para siempre. Como lo que me pasa con la música «.

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *